Educación teológica ecuménica

La educación teológica ecuménica es fundamental para el futuro del movimiento ecuménico mundial, para que las iglesias puedan seguir acercándose unas a otras.

Donate

La educación teológica ecuménica es fundamental para el futuro del movimiento ecuménico mundial, para que las iglesias puedan seguir acercándose unas a otras.  El CMI y las organizaciones asociadas contribuyen a la creación de redes de instituciones teológicas ecuménicas en todo el mundo, lo cual permite analizar y valorar la diversidad del cristianismo en los distintos contextos. Creamos oportunidades para desarrollar un liderazgo de orientación ecuménica dentro de las iglesias, lo cual permite dar un paso adelante hacia la igualdad de acceso a la formación teológica para todas las personas.

La educación teológica ecuménica mantiene la vitalidad de la visión ecuménica –para que todos sean uno– que se manifiesta en la fe, la comunión, el testimonio y el servicio. Ello cobra importancia a la luz de la tendencia de muchas instituciones teológicas a centrarse sobre sí mismas y separar las distintas denominaciones. 

El desarrollo de liderazgo en la teología ecuménica es esencial para fomentar el desarrollo académico, nuevas formas de formación teológica mediante el aprendizaje y la participación en eventos ecuménicos mundiales, y proyectos específicos de formación teológica en las distintas regiones.

 

En mayo de 2016, el grupo de trabajo “Creación de Redes” de la Comisión sobre Educación y Formación Ecuménica creó la Red de Instituciones de Educación Teológica Ecuménica Superior, como respuesta a los desafíos del panorama educativo y religioso cambiante. Se trata de una red que proporciona un espacio para que las instituciones y los educadores ecuménicos puedan llevar a cabo una reflexión renovada sobre lo que es el ecumenismo. 

El acompañamiento de las asociaciones e instituciones regionales de educación teológica en África, Asia, Europa Central y América Latina es fundamental para la comprensión de las principales tendencias en este ámbito. Las asociaciones regionales brindan un espacio para los intercambios temáticos entre las instituciones y los educadores teológicos, y recogen los frutos de los principales temas de debate y los últimos acontecimientos. El programa también participa en las reuniones del Foro Mundial de Educadores Teológicos, establecido en 2016.

El diálogo con las iglesias, instituciones y asociaciones evangélicas, independientes y pentecostales sobre la educación teológica es una actividad transversal y un compromiso del programa. Constantemente entablamos un diálogo con las redes evangélicas y pentecostales extendiendo invitaciones a reuniones y eventos y participando en conferencias auspiciadas por estos asociados.

Entre los diálogos organizados, cabe destacar uno sobre migración y educación teológica en 2014 y otro sobre extremismo religioso y educación teológica en 2016. También se apoyan iniciativas innovadoras que propician el aprendizaje ecuménico entre los cristianos evangélicos y los de orientación ecuménica. La colaboración con el Instituto Ecuménico de Teología Al Mowafaqa en Rabat (Marruecos), un instituto que imparte educación y formación teológicas a estudiantes cristianos principalmente de orientación evangélica en un país de mayoría musulmana, es un ejemplo de este compromiso.

Los Institutos Teológicos Ecuménicos Mundiales que tuvieron lugar en 2013 en Busan (Corea del Sur) y en 2018 en Arusha (Tanzania) ofrecen un nuevo modelo para una nueva generación de teólogos. La Red Ecuménica Panafricana para el Empoderamiento de las Mujeres (PAWEEN, por sus siglas en inglés), iniciada en 2015, promueve el desarrollo de la capacidad de liderazgo en un grupo muy importante para el movimiento ecuménico. Esta red de mujeres de ascendencia africana fomenta su participación y contribución en el movimiento ecuménico.

Gracias a un programa de mentorías puesto en marcha en 2017, teólogas africanas y asiáticas han iniciado un proceso internacional de reflexión para ayudar a jóvenes teólogas a promover su presencia en el mundo académico, la iglesia y la sociedad. La elaboración de planes de estudio y apoyo docente personalizados, y la organización de conferencias conjuntas con asociados ecuménicos, como el proceso de doble consulta en torno a la temática “Reforma, Educación y Transformación” en Brasil y Alemania (respectivamente en 2015 y 2016), son otros ejemplos de la labor realizada en este ámbito.

Los proyectos regionales apoyan el desarrollo académico mediante:

  1. Contribuciones financieras a las organizaciones ecuménicas regionales, los consejos nacionales de iglesias y las asociaciones de educación teológica de África, Asia, Europa Central y del Este, América Latina y el Pacífico.
  2. Actividades, eventos y programas teológicos ecuménicos de carácter pedagógico, y un apoyo multianual destinado a fortalecer el trabajo de estos asociados. El desarrollo académico de estudiantes de doctorado o postdoctorado de las instituciones regionales asociadas de educación teológica ecuménica pone de manifiesto este compromiso. Otro ejemplo es el Fondo Sarah Chakko de Dotación para la Formación Teológica, establecido para clausurar el Decenio Ecuménico de Solidaridad de las Iglesias con las Mujeres (1988-1998). Su objetivo es permitir a las mujeres, en particular de Asia, tanto ordenadas como laicas, inscribirse en programas de educación teológica, que incluyen desde cursos de corta duración hasta estudios de doctorado, en varias instituciones del mundo.

El Instituto Teológico Ecuménico Mundial (GETI, por sus siglas en inglés) es un programa ecuménico global de estudio y exposición, de corto plazo. Se trata de un programa de formación que el CMI ofrece en conjunción con uno de sus eventos ecuménicos más importantes, tras su primera sesión que tuvo lugar durante la 10a Asamblea del CMI en Busan (Corea del Sur). La participación de jóvenes teólogos de distintos países y tradiciones eclesiásticas despertó el interés por nuevas formas de educación teológica experimental y participación en el movimiento ecuménico. El instituto intenta perpetuar esta experiencia positiva, transmitir su espíritu dinámico e invitar a los jóvenes a comprometerse con el ecumenismo y convertirse en embajadores activos en sus contextos locales y regionales, así como en el ámbito mundial.

El Instituto Teológico Ecuménico Mundial (GETI, por sus siglas en inglés)