Disponible en:
Image

El Consejo Mundial de Iglesias (CMI), dirigió un llamamiento urgente a las Naciones Unidas pidiendo una respuesta inmediata a la matanza de los cristianos y otros grupos de militantes del Estado Islámico autoproclamado en Irak y Siria (ISIS).

La solicitud enviada al Secretario General de la ONU, Ban Ki Moon, reforzará y ampliará el llamamiento urgente realizado por el Patriarca Caldeo de Babilonia, Raphael Louis Sako, quien pidió ayuda a los cristianos en la llanura de Nínive en Irak, que huyen de sus hogares y comunidades después de dos días de ataques con morteros realizados por militantes del ISIS.

El CMI también envió una carta a sus 345 iglesias miembro en todo el mundo con informes sobre la situación en Nínive y pidiéndoles no sólo para orar y dar apoyo humanitario al pueblo de Irak y Nínive, sino tambien para presionar a sus gobiernos para pedir la final de los ataques brutales del ISIS.

"Estamos profundamente preocupados por las amenazas que enfrentan las iglesias cristianas antiguas y otras comunidades religiosas y étnicas del norte de Irak y con la información de que cientos de miles de ellos han huido de sus casas", dijo Isabel Phiri Apawo, directora asociada y secretaria general interina del CMI, el jueves 7 de agosto.

"De acuerdo con el Patriarca Caldeo de Babilonia, Raphael Louis Sako, hay una necesidad urgente de adoptar medidas inmediatas para proteger a estas personas y que no midan esfuerzos para les traer de vuelta a sus hogares", dijo.

"Si bien estamos agradecidos por lo que se ha hecho, hacemos un llamado urgente a la ONU para establecer y mantener los contactos diplomáticos necesarios para garantizar los derechos, la dignidad y la supervivencia de los diversos pueblos de Irak y sus vecinos", dijo Phiri.

"Queremos asegurar que el pueblo de Irak y los líderes de la ONU permanecen en nuestros pensamientos y oraciones", agregó.

Según la carta del patriarca Sako, publicada el 7 de agosto, durante la noche del 6, militantes del ISIS realizaron un ataque con morteros en la región, lo que llevó a unos 100.000 cristianos a huir de sus hogares y pueblos, la inmensa mayoría caminando, hacia las ciudades kurdas de Erbil, Dohuk y Sulaymaniyah.

"Entre los fugitivos están enfermos, ancianos, niños y mujeres embarazadas. Se necesitan con urgencia alimentos, agua y refugio", dice la carta enviada por el Patriarca.

La carta también informa que las iglesias y las posesiones de las iglesias en las aldeas estaban siendo destruidas por militantes Idel SIS junto con la quema de los manuscritos antiguos y la profanación de los templos.

De acuerdo con José Tomás, el arzobispo caldeo de Kirkuk y Sulaimaniya, que habló con la agencia France Presse (AFP), pueblos enteros ya se han vaciado por completo.

El CMI insta a sus iglesias miembros a apoyar los esfuerzos de todo el apelo de emergencia está coordinada por la Alianza ACT, que busca proporcionar ayuda humanitaria a las personas afectadas por el conflicto.

Carta abierta del CMI al secretário geral de la ONU Ban Ki Moon (en inglés)

Carta abierta del CMI a sus iglesias miembro en Irak (en inglés)

Iglesias miembro del CMI en el Oriente Medio