El compromiso de las iglesias con la justicia racial

La labor del CMI para superar el racismo se centra en los desafíos teológicos y eclesiales que encaran las iglesias al hacer frente a la injusticia racial en la sociedad.

Donate

Combatir el racismo y luchar por la justicia racial son, y deben ser, nuestra contribución ecuménica hacia la renovación de la iglesia. Aunque en la actualidad las iglesias entienden que el racismo es un pecado y su justificación teológica una herejía, no ha sido siempre así. La familia ecuménica debe, por lo tanto, seguir encarando nuestra historia y nuestra realidad de manera autocrítica.

El racismo ha sido una preocupación central del movimiento ecuménico desde sus inicios. La Asamblea inaugural del CMI, que se celebró en 1948 en Ámsterdam, reconoció “los prejuicios basados en la raza o el color” y “las prácticas de discriminación y segregación” como “denegaciones de justicia y dignidad humana”.

Hubo que esperar otros veinte años para dar seguimiento a estos fundamentos, y en 1968 la Asamblea de Uppsala elaboró un marco para la eliminación del racismo a partir de informes de la Conferencia Mundial de Iglesia y Sociedad que tuvo lugar en Ginebra en 1966.

Esto tuvo como resultado el Programa de Lucha contra el Racismo (PLR), que fue una de las iniciativas más polémicas del CMI cuando nació, pero hoy se recuerda como una de las cosas más importantes que las iglesias han hecho juntas.

El PLR funcionó, en cooperación con los movimientos de liberación, como un movimiento mundial de la sociedad civil basado en la fe. Desafiaba a las iglesias miembros del CMI sobre asuntos de racismo: las iglesias estaban llamadas a confesar su participación y su papel en la perpetuación del racismo. Esto les exigía arrepentirse y trabajar por la restitución y las reparaciones apoyando a las víctimas del racismo, la esclavitud y el colonialismo.

Las iglesias combatieron el papel de la injusticia estructural en el sistema económico y financiero al servicio del apartheid a través del boicot a productos y el llamado a retirar las inversiones de los bancos y las empresas que colaboraban con el sistema del apartheid.

Gracias al PLR, el CMI mostró fortaleza y coraje para asumir el riesgo y seguir adelante, a pesar de que combatir el racismo podía ser un tema divisivo para la iglesia.

 

Hoy en día, siguen apareciendo nuevas formas de racismo, y la violencia racial va en aumento.

El CMI anima y desafía a las iglesias a que combatan el racismo en sus estructuras y actividades, y se inspira en el trabajo y la experiencia de las iglesias en esta lucha por la justicia racial.

En la sede del CMI, el personal adopta un enfoque interdisciplinario para impugnar el carácter intersectorial de la injusticia racial –el racismo, la xenofobia, la afrofobia y la discriminación racial– involucrando a colegas de diferentes ámbitos de la labor programática del CMI: misión, vida espiritual, justicia de género, asuntos internacionales, diaconía, formación ecuménica, Fe y Constitución, etc.

Contáctennos si desean: 

  • Organizar una formación sobre cómo utilizar los mecanismos de derechos humanos de la ONU para combatir la injusticia racial.
  • Organizar un seminario web sobre justicia racial con las iglesias y los asociados ecuménicos en otras partes del mundo.
  • Ofrecer una reflexión bíblica sobre el racismo, la xenofobia, la afrofobia o la discriminación racial.

Dra. Isabel Apawo Phiri, secretaria general adjunta del CMI para Testimonio Público y Diaconía

Sra. Segma Asfaw, Comisión de las Iglesias para Asuntos Internacionales

correo electrónico: Semegnish.Asfaw@wcc-coe.org

Tel.: +41 22 791 6106

Rev. Dra. Seforosa Carroll, Misión desde los Márgenes, Comisión de Misión Mundial y Evangelización

correo electrónico: Seforosa.Carroll@wcc-coe.org

Tel.: +41 22 791 6214

 

 

Mensaje de la Conferencia Mundial sobre Xenofobia, Racismo y Nacionalismo Populista en el Contexto de las Migraciones Mundiales

Mensaje De La Conferencia Mundial Sobre Xenofobia, Racismo Y Nacionalimo Populista En El Contexto De Las Migraciones Mundiales Organizada Conjuntamente Por El Dicasterio Para El Servicio Del Desarrollo Humano Integral (Ciudad Del Vaticano) Y El Consejo Mundial De Iglesias (Ginebra) En Colaboración Con El Pontificio Consejo Para La Promoción De La Unidad De Los Cristianos (Ciudad Del Vaticano)

Ecumenical movement

Hagan precisamente eso – ¡Protejan la vida!

Estudio bíblico sobre Génesis 2:4b-17, por Jione Havea, para el segundo día de la Asamblea, 31 de octubre 2013: El Dios de vida creó a los seres humanos del polvo de la tierra con su aliento de vida. La propia naturaleza de la vida humana se relaciona con Dios y con la creación. Dios nos encomendó la misión de cuidar el jardín de la vida y nos prohibió comer de los frutos que constituían la tentación de ser como el Dios todopoderoso. El estudio bíblico de apertura es una reflexión sobre la naturaleza de la vida y sobre la forma de celebrarla, sustentarla y afirmarla en relación con el tema de la Asamblea. Es posible hacer diversas lecturas contextuales del texto.

Assembly