World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / Documentación / Fondo documental / Presidentes del CMI / Mensaje de Pentecostés 2016

Mensaje de Pentecostés 2016

Mensaje de los presidentes del CMI en Pentecostés de 2016

27 de abril de 2016

Mensaje de los presidentes del CMI en Pentecostés de 2016

Pentecostés: el retablo de Bad Wildungen.
Foto: Dierk Schaefer


Estimados hermanos y hermanas en la fe:

Les saludo en nombre del Dios trino y de los presidentes del Consejo Mundial de Iglesias para celebrar el aniversario de la Iglesia en Pentecostés.

Estaban atónitos y maravillados, y decían: “Fíjense: ¿acaso no son galileos todos estos que están hablando? ¿Cómo es que los oímos hablar en nuestra lengua materna?”. (Hechos 2:7-8)

Estamos unidos en la firme creencia de que el único Dios es el Creador que da vida a todo lo que existe. El único Dios es también el Salvador de toda vida. Lo sabemos y queremos compartirlo con todos. El Salvador nos da firmes motivos de esperanza para este mundo y para el mundo que viene.

Pero saber eso no es suficiente. También debe haber compromiso e inspiración, que fueron dados por el Dios trino a través del Espíritu Santo cuando los apóstoles hablaron a todas esas personas con diferentes orígenes, culturas e idiomas, y cada uno de los que escuchaban los oyeron hablar ¡en su “lengua materna”!

Solo podemos orientarnos en la vida valiéndonos de nuestras experiencias y nuestras culturas. Al mismo tiempo, ese conocimiento da pie a los prejuicios y los malentendidos. La humanidad solo puede sobrevivir si se centra en lo que une más que en lo que divide.

Hoy se celebra Pentecostés. Oramos para que el Espíritu nos llene. Cuando el Espíritu viene a nosotros, podemos compartir, educar y guiar a otros a lo que es más que nosotros y a todas las cosas buenas; en definitiva, al Dios trino, cuyo Espíritu puede unir a un mundo roto y renovar todas las culturas.

Cuando la desconfianza y el miedo dominan el mundo, apoyémonos en nuestro conocimiento y abrámonos al Espíritu a fin de proseguir una verdadera peregrinación de justicia y paz ¡en nuestras vidas personales y en nuestras tierras y entre ellas! Esa es nuestra tarea como cristianos y como iglesias.

Suyos en Cristo,

Los presidentes del Consejo Mundial de Iglesias: