World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / Documentación / Fondo documental / Comité Central / Kolympari, 2012 / Informe del Comité sobre Cuestiones de Actualidad / II Declaración sobre secuestros, conversiones forzosas y matrimonios forzosos en Pakistán

II Declaración sobre secuestros, conversiones forzosas y matrimonios forzosos en Pakistán

04 de septiembre de 2012

Reunión del Comité Central del CMI, 28 de agosto - 5 de septiembre 2012

Traducción provisional del inglés

1.         A pesar de que Pakistán fue creado hace 67 años con el compromiso de que todas las minorías religiosas tuvieran los mismos derechos, hoy en día las comunidades religiosas minoritarias del país se enfrentan a graves amenazas para su existencia. El padre de la nación de Pakistán, Mohammed Ali Jinnah, sentó las “bases de un país moderno, tolerante y progresista”. Había prometido construir un país laico y liberal donde todas las religiones pudieran convivir sin discriminación. El preámbulo de la Constitución de Pakistán garantiza que se establecerán disposiciones adecuadas para que las minorías profesen y practiquen libremente sus religiones y desarrollen sus culturas. El artículo 25 (1) de la Constitución de Pakistán de 1973 estipula que: “Todos los ciudadanos son iguales ante la ley y tienen derecho a igual protección de la ley”. Sin embargo, en el país ha tenido lugar un proceso gradual de islamización desde el régimen de ley marcial del General Ziaul Haq, que introdujo la aplicación de la controvertida ley sobre la blasfemia en los años ochenta.  

2.        La persecución y la discriminación contra las minorías religiosas ha obligado a cada vez más hindúes y cristianos a abandonar sus religiones y convertirse al islam. En la actualidad, un elevado número de mujeres jóvenes de minorías religiosas, en particular hindúes y cristianas que viven en las provincias de Punyab, Sind y Baluchistán, se enfrentan a actos de violencia, que incluyen agresiones sexuales, violaciones, amenazas y persecuciones. Las comunidades minoritarias viven aterrorizadas debido al aumento de los secuestros de chicas jóvenes y su conversión forzosa al islam. Las víctimas de estas conversiones forzosas son, con frecuencia, niñas de familias pobres que no pueden defenderse de los extremistas porque su comunidad sufre privaciones, está indefensa y es marginada.

3.        Cuando se secuestra a jóvenes cristianas e hindúes, se las mantiene confinadas, y se las obliga a convertirse al islam y a casarse con musulmanes, parece que las autoridades políticas no pueden hacer nada para parar a las fuerzas fundamentalistas islámicas que son responsables de estos actos atroces y operan libremente en el país. Aunque los dirigentes cristianos e hindúes y los miembros de sus comunidades religiosas han interpelado constantemente al Gobierno de Pakistán sobre los continuos secuestros y conversiones forzosas de mujeres jóvenes, sus voces han sido ignoradas. Esta falta de protección de las minorías religiosas por parte del Gobierno de Pakistán es inaceptable.

Manifestando su profunda preocupación por la difícil situación de las minorías religiosas en Pakistán, el Comité Central del Consejo Mundial de Iglesias, reunido en Kolympari, Creta, Grecia, del 28 de agosto al 5 de septiembre de 2012:

A.       Apela al Gobierno de Pakistán para que garantice mecanismos de protección adecuados para todas las minorías religiosas del país.  

B.       Insta al Gobierno de Pakistán a que adopte inmediatamente medidas para prevenir el secuestro, la conversión forzosa al islam y el matrimonio forzoso de mujeres jóvenes de comunidades religiosas minoritarias, y lleve ante la justicia a todos los que participan o han participado en estos crímenes atroces.

C.       Pide a los Gobiernos y a otras organizaciones internacionales de la sociedad civil, grupos interreligiosos e iglesias que ejerzan una presión constante sobre el Gobierno de Pakistán para prevenir el secuestro, la conversión forzosa al islam y el matrimonio forzoso de mujeres jóvenes de minorías religiosas.