World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / Documentación / Fondo documental / Comité Central / Ginebra, 2006 / Informe Conjunto del Comité de Programas y del Comité de Examen

Informe Conjunto del Comité de Programas y del Comité de Examen

06 de septiembre de 2006

1. El Comité de Programa y el Comité de Examen se reunieron en sesión conjunta para examinar el borrador de los Planes de Programa del Consejo Mundial de Iglesias para 2007-2013. 

2. En las sesiones plenarias de información y debate y en diálogo con el Secretario General, los participantes examinaron los aspectos prácticos de la ejecución, entre ellos los nuevos agrupamientos de las áreas de programa, el papel de las comisiones, el estilo de trabajo en cooperación y los procedimientos para establecer criterios de evaluación de las actividades, proyectos y programas del CMI. Se examinaron los fundamentos para integrar el trabajo de las comisiones consultivas (Comisión de las Iglesias para Asuntos Internacionales, Justicia, Paz e Integridad de la Creación, Diálogo Interreligioso y Diaconía en un solo comité consultivo [la CIAI]), no solo como respuesta a la situación financiera del Consejo, sino también como un método nuevo y más integrado de trabajar en ámbitos afines.  

3. Después, los miembros de los dos comités se dividieron en pequeños grupos para estudiar cada una de las seis áreas de programa y el ámbito de las comunicaciones, los planes de programa en conjunto y los informes del Moderador y del Secretario General, especialmente las partes relativas a los cometidos de los comités.  

A. Comentarios sobre los Informes del Moderador y del Secretario General

4. Los miembros de los Comités reflexionaron sobre las observaciones generales de cada informe y reafirmaron lo dicho en los debates de la Asamblea con respecto a que el discurso del Moderador debía ser visionario, mientras que el del Secretario General debía informar al Comité Central sobre el trabajo realizado desde la última reunión. Además, se expresó preocupación sobre la insuficiente representación de los jóvenes en el comité de seguimiento que se creó para llevar a la práctica las recomendaciones relativas al proceso del ecumenismo en el siglo XXI. 

5. Se plantearon cuestiones respecto al proceso de coordinación con las Comuniones Cristianas Mundiales y el CMI. Se ha propuesto crear un órgano consultivo conjunto, y uno de los subgrupos cree que, tal como se decidió en la Asamblea, del Comité Central debería surgir una iniciativa clara para establecer dicho órgano que ha de trabajar en consulta con las CCM. 

El discurso del Moderador 

6. El discurso del Moderador fue recibido con gratitud y se acogió favorablemente el tono pastoral del mismo. En particular, se tomó nota especialmente del hincapié que hizo en el pluralismo religioso, en la espiritualidad y en el tema de la esperanza con vistas al futuro. Al mismo tiempo, más reflexión sobre el contenido, las consecuencias y la presencia actual de la esperanza.

7. A algunos les pareció que el debate sobre pluralismo religioso debía trascender el interdenominacionalismo y que, si bien debían entenderse las diferencias entre pentecostales, católicos, ortodoxos y protestantes, merecía destacarse las buenas relaciones entre ellos.

Su informe, hecho desde el contexto de la situación que se vive en Brasil, ilustró el beneficio que aporta el hecho que los delegados compartan sus contextos con el Comité Central y con el movimiento ecuménico. 

Informe del Secretario General 

8. Se elogió especialmente la atención que se presta en el informe del Secretario General al tema de la migración. Al mismo tiempo que para tener una manera amplia de abordar la migración es necesario tener en cuenta muchos otros aspectos y reflejarlos más claramente en el trabajo de programa, en el contexto de las relaciones entre globalización y oikoumene; por ejemplo: la fuga de cerebros; la migración Sur-Sur; el tráfico de personas; la multiplicación de iglesias que se deriva de las iglesias de los migrantes y las consecuencias que esto tiene para la vida y la unidad de la iglesia; la subcontratación de servicios de empresas del Sur por parte de las industrias del Norte; la migración por motivos de beneficios económicos y el efecto que esto tiene en la explotación de los recursos de los pueblos indígenas; el "evangelio de la prosperidad" y la espiritualidad, y la migración de ideas y las consecuencias que esto tiene para la iglesia. 

9. El estudio de las cuestiones relativas a la migración y la "iglesia del extranjero" implicará necesariamente integrar las áreas de programa ya que forman parte de ella las cuestiones de hospitalidad y acogida, salud y sanación, justicia, derechos humanos y seguridad humana y muchas otras. Migración y hospitalidad plantean cuestiones teológicas y sociológicas conexas importantes. 

10. Se recibió con agrado que se diera prioridad a Oriente Medio y la propuesta de crear un foro Israel-Palestina. Se destacó la necesidad de basar las actividades de promoción y defensa en "nuestros principios morales y teológicos y en el análisis detenido de las raíces del conflicto" (párrafo 12), en el contexto geopolítico más amplio. Del mismo modo, se afirmó la necesidad de mantener la coordinación general del PEAPI en manos del CMI. Asimismo, se destacó la importancia de integrar los diferentes programas que se centran en el Oriente Medio. Tenemos que tomar en consideración que el Oriente medio es además la región de los "Santos Lugares". 

Nuevas tareas 

11. La declaración sobre la integración de los pueblos indígenas nos exige examinar más:

a) Las distintas expresiones de espiritualidad.

b) El reconocimiento de todas las iglesias que tienen iguales derechos y responsabilidades en la sociedad (la cuestión de las iglesias mayoritarias y minoritarias). 

B. Comentarios sobre los Planes de Programa 

Comentarios generales 

12. El Comité afirmó rotundamente la organización y el estilo de trabajo presentados en los planes de programa propuestos y felicitó al personal por los conceptos y el proceso. Se apreció también la manera en que el lenguaje utilizado ayuda a ver la labor del Consejo en el contexto de los acontecimientos e iniciativas ecuménicos más amplios y en consonancia con el EVC. Además, el Comité acogió con beneplácito el claro compromiso del plan con una reflexión teológica más integrada y con unos fundamentos espirituales más explícitos, así como la inclusión en todas las áreas de programa y movimientos de personas en la sociedad civil. El Comité afirma la orientación general del plan, con su clara intención de relacionar "corrientes" históricas y los equipos de personal correspondientes del CMI y aumentar la colaboración en todo el trabajo del Consejo. 

13. Sin embargo, expresó preocupación respecto a la capacidad del personal del CMI para llevar a cabo el trabajo de las 80 actividades presentadas en los planes de programa. Se necesita trabajar más para elaborar, como parte del proceso de supervisión, indicadores que midan los resultados. Se deberían indicar resultados medibles para cada actividad y ligarlos directamente con las metas y los objetivos de cada programa y proyecto. Los subgrupos encontraron poco claras las asignaciones del presupuesto y, por lo tanto, se les hizo difícil evaluar si se asignan fondos suficientes a determinadas actividades y a las prioridades del CMI. El Comité Central está de acuerdo en que se definan claramente los mecanismos para mejorar el enfoque integrado y se incorporen a la estructura de todos los programas y proyectos. 

14. Parece existir cierta falta de claridad por lo que respecta a quiénes son los destinatarios de cada uno de los programas descritos en esta parte. El Comité Central está de acuerdo en que se determine claramente a quiénes está destinada principalmente cada actividad que se vaya a realizar. 

15. Se preguntó si las palabras "programa" y "proyecto" eran en realidad los términos más adecuados para referirse al trabajo del CMI, desplazando en cierta forma términos como "prioridades" o "ámbitos de compromiso". Se expresó preocupación respecto a que la prioridad de misión y evangelización en la vida del CMI parecía perdida en la labor programática global del CMI, ya que solo un área de proyecto se refería específicamente a la misión. El pentecostalismo ha quedado confinado a los aspectos de unidad y misión, pero conviene tener más en cuenta el hecho de que éste guarda una relación aún más directa con la espiritualidad. La palabra "evangelización" no figura en el nombre de ningún programa. Se expresó preocupación sobre la definición y el uso poco claros del término "misión" y sobre los recursos financieros que se destinan al trabajo con pentecostales y evangélicos, y se señaló la importancia de dar prioridad al trabajo del Consejo cuando se destinen fondos. 

16. El Comité afirma los motivos por los que se unen los cuatro grupos consultivos y forman uno con el nombre de CIAI y entiende que el papel de ésta es consultivo, mientras que la tarea de supervisar y evaluar los programas es responsabilidad del Comité Ejecutivo. Sigue habiendo cierta preocupación acerca del modo cómo podrían conservarse los conocimientos y la representación de las comisiones que cesan, para que no se interrumpan los efectos en el trabajo de programa. En los planes de los programas de que se trata es necesario hacer referencia a la nueva CIAI como órgano consultivo. Se sugirió que se estimulara a la CIAI a que siga el ejemplo de la Comisión Especial y que trabaje en sesiones plenarias y en subcomisiones cuando sea necesario.  

17. Los miembros del Comité destacaron la necesidad de "profundizar" y "ampliar" la vivencia del movimiento ecuménico en el siglo XXI. El proceso de profundizar en la vida ecuménica ya se ha experimentado en el trabajo de la Comisión Especial sobre la Participación de los Ortodoxos, y eso debería reconocerse claramente. "Ampliar" el movimiento ecuménico depende de un esfuerzo sostenido y deliberado en una dirección determinada, y tiene que haber una responsabilidad clara sobre el tiempo y el esfuerzo que el personal dedica a cultivar esas relaciones. El Comité Central está de acuerdo en que se elabore un informe específico para el Comité Central sobre cómo se profundizan y amplían las relaciones ecuménicas para el siglo XXI con este método. 

18. Se hizo notar el trabajo del Foro Cristiano Mundial como un paso importante en el proceso de "ampliar" las relaciones ecuménicas hoy. El Foro ha intentado crear nuevas relaciones entre quienes no han participado totalmente en las estructuras ecuménicas o el movimiento ecuménico moderno y quienes sí lo han hecho. Tal como lo aprobó la Asamblea, el apoyo continuo del CMI es un ejemplo fundamental de la imaginación y la esperanza ecuménicas cuando miramos el futuro. 

19. El Comité hizo hincapié en que se fomenten de manera no oficial pero significativa las relaciones con otras entidades que hacen tareas relacionadas con el CMI para llegar a una colaboración fructífera y evitar la superposición innecesaria de los esfuerzos. Cuando este trabajo se hace en nombre del CMI debería reconocerse y expresarse de manera apropiada. 

20. Se planteó la idea de que sean las iglesias las que fijen el programa de trabajo del CMI respecto a todo. Por ejemplo: las de Iraq, Sri Lanka, Colombia son situaciones críticas que no reciben suficiente atención en los medios de comunicación, y por eso pueden no estar recibiendo la merecida atención del CMI.  

21. El Comité destacó el papel específico que debe desempeñar el CMI en relación con las Naciones Unidas y llamó en especial a fortalecer la Oficina de enlace del CMI ante las Naciones Unidas para que la Oficina de la ONU también pueda informar sobre el trabajo del CMI. Se planteó la pregunta sobre si el presupuesto de la Oficina de la ONU reflejaba adecuadamente la importancia de esta función. 

22. Con respecto a las mujeres y los jóvenes, el Comité examinó si el objetivo de su plena participación se alcanza mediante programas centrados pura y exclusivamente en esos grupos o si la mejor manera de avanzar es integrarlos antes plenamente en la vida de las iglesias miembros, como partes complementarias y esenciales de cada programa. Tal vez habría que incluir como criterio de evaluación de cada programa índices de participación de mujeres y jóvenes. Debe prestarse particular atención a la inclusión de mujeres y jóvenes en la "reconfiguración" del movimiento ecuménico en el siglo XXI. Asimismo, las preocupaciones de los pueblos indígenas deberían estar más integradas en la labor programática global del CMI. 

23. El Comité reconoce las repercusiones positivas que ha tenido el programa Atención Especial a África durante los siete últimos años y le gustaría ver de qué manera se incluyen en los Planes de Programa actuales los logros, la experiencia adquirida y los desafíos para el futuro. 

24. El Comité, recordando que la Asamblea de Porto Alegre recibió la declaración Llamados a ser la Iglesia Una y pidió un proceso de debate entre las iglesias de siete años en respuesta a esta declaración, espera recibir con regularidad informes de Fe y Constitución sobre el desarrollo del debate (véase párrafo 33c). Estas respuestas pueden ayudar "a fomentar los progresos hacia la unidad visible de la iglesia, y avanzarán en el examen de las cuestiones eclesiológicas fundamentales planteadas por la Comisión Especial" (véase la resolución de la 9ª Asamblea). 

25. Los miembros del Comité hicieron notar que debería presentarse un informe amplio de evaluación de programas, a más tardar para la reunión de 2009 del Comité Central. Se afirmó la importancia de coordinar mejor una estrategia de comunicación para dar una imagen más concisa del CMI y una opinión más clara. 

Los Programas 

P1 EL CMI Y EL MOVIMIENTO ECUMÉNICO EN EL SIGLO XXI 

26. Interpretación de la Visión Ecuménica del CMI (P101) y la Plataforma mundial para la reflexión teológica y el análisis (P102): El Comité señaló la necesidad de contar con programas específicos de promoción y defensa, dado que continúan las relaciones de desigualdad en lo que se refiere a la participación de las mujeres y los jóvenes en la vida ecuménica. Además, tal como se ha puesto de relieve en esta parte, el papel de las mujeres y los jóvenes en la "reconfiguración" del movimiento ecuménico en el siglo XXI debería ser un elemento fundamental de estos programas. 

27. Se afirmó enérgicamente que la Plataforma mundial para la reflexión teológica y el análisis (P102) constituye una prioridad clave. Se destacó que, según las decisiones de la Novena Asamblea, la reflexión teológica sobre la crisis del VIH debería ser un ámbito de trabajo. El Comité sugirió además que la Plataforma incluyera una reflexión teológica sobre los derechos humanos. 

28. El Comité propone que Fe y Constitución, la Comisión de Misión Mundial y Evangelización y el Instituto Ecuménico de Bossey se incluyan en la metodología del proyecto como parte del proceso de consulta. 

29. Consolidar las relaciones con las iglesias miembros (P103): El Comité afirmó enérgicamente estas prioridades y el método de las visitas entre iglesias miembros (como las que se hacían hace algunos años por medio de "Cartas vivas"). Pero se observó que el nivel de gastos proyectados para esta área (P103-03) es mínimo en relación con la gran importancia que tiene para la formación ecuménica y sugiere que se dé más prioridad a este método. 

30. Colaboración solidaria con las organizaciones ecuménicas (P104): El Comité Central está de acuerdo en que se reflexione más sobre el significado y la importancia de una "asamblea ecuménica común" para evaluar esta posibilidad, preferentemente para el año 2013.  

31. El Comité Central está de acuerdo en que la Mesa examine la lista de miembros propuesta para el Comité de Continuación del Ecumenismo en el siglo XXI a la luz de la falta de representación de los jóvenes (que contradice la descripción de este proyecto), la falta de suficiente representación de los ortodoxos, la falta de representación de los pentecostales o de las iglesias libres, así como otras descompensaciones. 

P2 UNIDAD, MISIÓN, EVANGELIZACIÓN Y ESPIRITUALIDAD 

32. Con respecto al Programa de Unidad, Misión y Espiritualidad, al Comité le preocupa: (a) que en virtud de su naturaleza integrada, haya ámbitos de trabajo que queden descuidados en favor de algún otro y (b) la dificultad del alcance y la evaluación eficaz de los proyectos concretos y el trabajo en su conjunto. 

33. El Comité afirma la integración de algunas Comisiones tal como se ha propuesto en esta reunión del Comité Central y destaca a la vez el valor y el papel de las Comisiones históricas de Fe y Constitución y de Misión Mundial y Evangelización. El Comité insta también al CMI a que en todos sus programas sea receptivo y tengan en cuenta las contribuciones e ideas que pudieran traer las iglesias pentecostales. 

34. El Comité Central está de acuerdo en que:

a) Se añada "Evangelización" al título del programa, de manera que se llame "Unidad, Misión, Evangelización y Espiritualidad" y se aclare la definición y el uso de los términos.

b) Con respecto a la relación de los programas Unidad, Misión y Espiritualidad (P2) y Cooperación y diálogo interreligiosos (P6), se tenga especial cuidado de incluir la dimensión teológica en la labor de diálogo interreligioso y que de la continuación del trabajo conjunto, tanto en el plano de las Comisiones como del personal, sobre "Pluralidad religiosa y autocomprensión cristiana" se encargue Diálogo Interreligioso, la Comisión de Misión Mundial y Evangelización y Fe y Constitución. El CMI es una comunidad de iglesias. Como personas de fe, nuestra reflexión sobre nuestra identidad y sobre otras religiones debe estar motivada desde nuestra perspectiva de fe y no solamente desde una perspectiva política y social.

c) Con respecto a los proyectos Llamados a ser la Iglesia Una (P201) y La espiritualidad y el culto en el contexto ecuménico (P202), el trabajo se haga en los ámbitos de "Antropología teológica y discernimiento moral en las iglesias" y "Tradición y tradiciones: compartir las fuentes de autoridad", tal como se formula en el Informe de la reunión de la Comisión Permanente de Fe y Constitución celebrada en Faverges en junio 2006 (anexado al presente Informe como Apéndice).

d) Con respecto a Comunidades justas e incluyentes (P204): reconociendo que estos ámbitos de interés (personas que viven con discapacidades, pueblos indígenas, los dalits y las personas que sufren discriminación racial) plantean cuestiones de justicia y requieren esfuerzos de promoción y defensa, esta área quede dentro de Justicia y Diaconía (P4) y reconoce que estas cuestiones tienen dimensiones y por lo tanto deben influir en la reflexión que se haga en Unidad, misión y espiritualidad (P2). 

e) Con respecto a Iniciativa ecuménica sobre el SIDA en África (P407): se trabaje con las redes de las iglesias pentecostales, a fin de que éstas participen y se les permita recibir financiamiento ecuménico, y observa que esto sería eficaz porque estas redes tienen mucha influencia en las situaciones locales. 

P3 TESTIMONIO PÚBLICO: CONFRONTAR EL PODER Y AFIRMAR LA PAZ 

35. El Decenio para Superar la Violencia: las iglesias en busca de reconciliación y de paz (DSV) (P301): el Comité reafirma el mandato de la Asamblea sobre las visitas de equipos durante la segunda mitad del DSV y solicita que se asignen fondos. Propone además un modo integrado de hacer las visitas de equipos; por ejemplo: con los proyectos relativos a los jóvenes y los proyectos interreligiosos. 

36. El Comité recuerda la decisión de la Asamblea de hacer una convocatoria internacional ecuménica por la paz como evento culminante del DSV y recibe con agrado los pasos dados para poner en marcha el proceso preparatorio. 

37. El DSV (P301-01c) (Coordinación y establecimiento de contactos en la ONU y en el Foro Social Mundial) debería incluir el establecimiento de contactos con las iniciativas de paz de las mujeres. 

38. Sensibilización a nivel mundial en favor de una mayor justicia y responsabilidad (P302): El Comité solicita que se manifiesten explícitamente la coherencia y las sinergias potenciales entre los proyectos de Sensibilización a nivel mundial en favor de una mayor justicia y responsabilidad (P302) y de Pobreza, riqueza y ecología: reflexión y acción (P306). 

39. El Comité Central afirma el papel único que debería desempeñar el CMI en la ONU y la necesidad de fortalecer la labor de sensibilización y testimonio en este plano, y de aumentar el presupuesto correspondiente. Este trabajo significaría llevar ante la ONU y las organizaciones relacionadas con la ONU las preocupaciones del CMI y también informar al CMI sobre las medidas que toman la ONU y las organizaciones relacionadas con la ONU. Es necesario mantener la coherencia entre las actividades de sensibilización del CMI en la ONU y la responsabilidad de las iglesias. (Este comentario se relaciona también con el proyecto de Responsabilidad mutua (P402)). Es necesario elaborar un discurso teológico claro sobre los conceptos que se utilizan en la ONU y en la comunidad internacional (por ejemplo: genocidio, "guerra contra el terror", "daño colateral", derechos humanos). 

40. El trabajo que se indica en Sensibilización a nivel mundial en favor de una mayor justicia y responsabilidad (P302) necesita ser coordinado con otras áreas. Por ejemplo: la Convención sobre personas con discapacidades que la ONU estudia actualmente es un ámbito de interés para el CMI y para las iglesias, como lo es la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. El Comité encomia la labor de promoción y defensa que ha realizado en la ONU el programa de pueblos indígenas del CMI y pide que se continúe este trabajo. 

41. Los derechos humanos promueven la dignidad humana (P303): En esta área, el Comité afirmó la urgencia de elaborar y acordar una base teológica de los derechos humanos según lo reflexionado en el programa. En el contexto de la atención que se presta en el proyecto a la libertad religiosa, deberían ser objeto de especial consideración las minorías religiosas, que comprenden a los cristianos a los que se les niega el derecho a expresar su fe y que son oprimidos y perseguidos. 

42. Las iglesias y Oriente Medio: solidaridad y testimonio por la paz (P304): El Comité Central está de acuerdo en que el Foro Ecuménico sobre Israel y Palestina que se propone en el informe del Secretario General, situado en el panorama más amplio de Oriente Medio, forme parte del Proyecto P304. 

43. El Programa Ecuménico de Acompañamiento en Palestina e Israel (PEAPI) (P305): El Comité Central está de acuerdo en que el CMI siga siendo la organización que convoque el PEAPI, para garantizar la dimensión mundial del Programa y continuar favoreciendo la participación de las iglesias en todo el mundo. 

44. Pobreza, riqueza y ecología: reflexión y acción (P306): El Comité sugiere cambiar el nombre de este proyecto y que pase a llamarse "Pobreza, riqueza y ecología: consecuencias de la globalización económica". 

45. El Comité llama la atención del Comité Central con respecto a la siguiente recomendación del Comité de Orientación Programática de la Asamblea: "La Novena Asamblea insta a emprender y ampliar un seguimiento del proceso AGAPE, en colaboración con otros órganos y organizaciones ecuménicos, con miras a: 1) el trabajo de reflexión teológica sobre las cuestiones que se plantean en el centro de nuestra fe; 2) un sólido análisis político, económico y social; 3) el diálogo en curso entre interlocutores religiosos, económicos y políticos; y 4) la adopción por las iglesias de enfoques prácticos y positivos comunes". 

46. Pobreza, riqueza y ecología: reflexión y acción (P306) (P306) debe adaptarse a ese marco establecido por la Asamblea. 

47. Se hizo notar que la Asamblea no aprobó el plan de acción de AGAPE, como se afirma en el proyecto, sino que el documento de AGAPE se presentó con carácter informativo a la Asamblea. El lenguaje del proyecto debe ajustarse para que refleje con exactitud la situación del documento AGAPE. 

48. El Comité Central acepta que el título de la actividad "Encuentros de iglesias sobre globalización económica" (P306-01) se cambie por el de "Encuentros de iglesias sobre riqueza y pobreza: consecuencias de la globalización económica". 

49. El Comité Central está de acuerdo con que se establezca una conexión visible entre el proceso de AGAPE, y la Convocatoria Internacional por la Paz del DSV y la Declaración con las que concluirá el Decenio. 

50. Pobreza, riqueza y ecología: reflexión y acción (P306). El Comité observó que los indígenas son los más pobres de los pobres en todos los contextos mundiales. La reglamentación del comercio, el establecimiento de zonas de libre comercio, la recolección de recursos naturales y la obediencia a los programas de ajuste estructural del FMI/Banco Mundial han tenido efectos perjudiciales en las comunidades indígenas que están atrapadas en la tensión entre tradición y "desarrollo". 

P4 JUSTICIA Y DIACONÍA 

51. El Comité Central está de acuerdo en: 

a) Que el nombre de este programa pase a ser "Justicia, diaconía y responsabilidad de la Creación", con lo que se aumentaría la visibilidad de la creación y de la responsabilidad de cuidarla.

b) Que haya un trabajo integrado entre Pobreza, riqueza y ecología (P306) y Cambio climático y agua: cuidar la creación (P405), que se vuelvan a elaborar los presupuestos para que reflejen este enfoque integrado y que se considere la posibilidad de unir completamente estos proyectos. Ambos proyectos tratan cuestiones del medio ambiente y, aunque el ámbito de que se ocupa cada uno difiere, el trabajo debe hacerse más integrado a propósito. 

c) Que el proyecto Responsabilidad mutua (P402) se una con Solidaridad ecuménica (P401) bajo el título de "solidaridad ecuménica, responsabilidad y rendición de cuentas"; "responsabilidad mutua" es mucho más amplio que las actividades propuestas. La rendición de cuentas debería ser una base sobre la que reposen la mayoría de los programas del Consejo. Puesto que la rendición de cuentas es un componente esencial de la solidaridad ecuménica, estos proyectos deberían refundirse en uno.

d) Que el proyecto fusionado, Solidaridad y Responsabilidad Ecuménicas (P401), tome en consideración lo siguiente:

  • Las comunicaciones deben ser parte integrante de la metodología de este trabajo;

  • El CMI debería facilitar el intercambio de información sobre las iniciativas de formación de capacidades que llevan a cabo otros para las iglesias locales y otras organizaciones que colaboran con ellas que pueden necesitar este apoyo;

  • El CMI debería instar a los participantes de ACT International y ACT para el Desarrollo a que mejoren las capacidades de las iglesias que trabajan en diaconía, y a que lo hagan de manera colaboradora y coherente, mientras ACT International y ACT para el Desarrollo avanzan hacia una mayor integración. 

e) Que al proyecto Fe, ciencia y tecnología (P405) se le cambie el nombre por el de "Fe, ciencia, tecnología y ética";


f)


g)


h)


i)
Que las preocupaciones de los pueblos indígenas se integren en la labor del P403. 

P5 FORMACIÓN ECUMÉNICA Y RELIGIOSA

52. El Comité reafirma el trabajo realizado tanto por Bossey como por las actividades del Comité de Educación y Formación Ecuménica (EFE) en la vida del CMI, tal como se expresa en las propuestas del proyecto. Los proyectos, sin embargo, no dan la impresión de estar auténticamente integrados, sino de presentar dos actividades yuxtapuestas. No parece haberse hecho el necesario trabajo preparatorio para llevar a cabo esta integración. 

53. El hecho de poner el acento en la formación ecuménica en todos los programas refleja el espíritu y el mandato de la 9ª Asamblea, algo de lo que estamos satisfechos. El elemento de "formación religiosa" que figura en el título de este programa y de la Comisión ha suscitado algunas cuestiones. Para muchos de nosotros, la "formación religiosa", es decir, la iniciación a la fe viene dada por la gracia de Dios, y no somos nosotros quienes le damos forma. La Comisión ha sido invitada a proponer un título más adecuado cuando se reúna, tal vez, "Educación y Formación Ecuménica" o "Formación Ecuménica e Iniciación Cristiana (o a la Fe)", o incluso un título que utilice el concepto que se encuentra en la lengua francesa: "la edificación en la fe". El título de "Formación Ecuménica" por sí mismo no sería adecuado, puesto que no da cuenta de la idea de apoyo a las iglesias para elaborar los métodos destinados a iniciar a sus fieles y a hacerles crecer en la fe. 

54. Se han formulado una serie de sugerencias para que sean examinadas por la Comisión:

a) ¿Sería tal vez la difusión del saber (incluida la vía electrónica) una de las áreas donde Bossey y las actividades de EFE podrían intercambiar sus recursos? Se ha tomado nota del experimento del aprendizaje en línea patrocinado mediante un programa de becas, al igual que de la formación por extensión de Bossey. ¿Podría mencionarse más explícitamente a los jóvenes y a los jóvenes adultos?

b) ¿Podríamos encontrar un lugar para la búsqueda de los medios que permitan facilitar la formación teológica de los pueblos indígenas y de extraer enseñanzas de ella, en vista de los problemas que estos pueblos plantean a los modos de pensamiento tradicional?

c) ¿Cuál sería la mejor forma de aprovechar el 50ª Aniversario del Fondo de Formación Teológica, en 2008, para fomentar las actividades del CMI en favor de la educación teológica?  

55. El Comité Central aprueba la siguiente toma de posición: 

"El Comité Central afirma los objetivos enunciados en las páginas 32-33 del documento GEN05, y confía en que Bossey y el trabajo en equipo de Educación y Formación Ecuménica contribuyan a la consecución de cada uno de esos objetivos. El Comité Central acepta la integración de Bossey y del equipo de EFE, pero considera que los proyectos, tal como se presentan actualmente, no reflejan la integración que se pretende. Es necesario dedicar más tiempo a la elaboración de proyectos integrados y comprometerse más profundamente con ellos; así pues, el Comité recomienda que se autorice a la nueva Comisión a convenir una nueva lista de proyectos durante su primera reunión. Dada la urgencia de la situación, la Comisión debería reunirse lo antes posible e informar al Comité Ejecutivo. Un pequeño grupo de planificación de los miembros de la Comisión y del personal debería ponerse urgentemente manos a la obra, tomando en consideración los comentarios del Comité Central tal y como figuran más arriba. 

56. "En ese entendimiento, el Comité Central hace hincapié en:

a) la prioridad de la colaboración en red y de la puesta a disposición de los recursos necesarios para la formación y la educación formal e informal en las instituciones y las iglesias de los distintos países y regiones. APROBADA

b) la importancia de difundir ampliamente el trabajo del CMI, especialmente en África francófona y lusófona, así como en la América Latina de habla española y portuguesa." 

P6 COOPERACIÓN Y DIÁLOGO INTERRELIGIOSOS 

57. El Comité afirma la inclusión de la Cooperación y el diálogo interreligiosos en la comisión conjunta conocida como Comisión de las Iglesias para Asuntos Internacionales (CIAI), haciendo que la política internacional y mundial tome en consideración la perspectiva interreligiosa. 

58. Al mismo tiempo, el Comité realza la importancia de una reflexión teológica entre los cristianos y, en especial, la colaboración continua entre Fe y Constitución, la Comisión de Misión Mundial y Evangelización, y la Cooperación y el diálogo interreligiosos sobre el documento "Pluralidad religiosa y autocomprensión cristiana". 

59. El Comité Central está de acuerdo en que se continúe esta labor, y recomienda que:

a) Las visitas de equipo/cartas vivas mutuas sean incluidas claramente en el programa del DSV; esto se aplica también a los encuentros interreligiosos entre jóvenes, a fin de garantizar que el Decenio para Superar la Violencia se beneficia de la experiencia de los jóvenes en el mantenimiento de la paz.

b) La convocación internacional sobre paz justa tenga en cuenta las perspectivas de otras comunidades religiosas, también en la preparación y en las consultas regionales.

c) El CMI apoye una declaración de las Naciones Unidas para un "Decenio de Cooperación y Diálogo Interreligiosos por la paz: 2009-2019" y trabaje para que se logre.

d) Los programas interreligiosos incluyan un diálogo intencional con los pueblos y las religiones indígenas; y

e) El programa de cooperación y diálogo interreligiosos y los programas de justicia y diaconía sobre fe, ciencia, tecnología y ética colaboren con respecto a la cuestión de la secularización y el fundamentalismo. 

60. Uno de los papeles únicos que desempeña el CMI es facilitar el espacio para ampliar los diálogos bilaterales hacia un enfoque ecuménico común, y representar la voz de los cristianos en todo el mundo. Convertir a la cooperación y el diálogo interreligiosos en una prioridad ayudaría a las iglesias miembros a comunicar la labor programática. Por tanto, el Comité está totalmente convencido de que la asignación financiera de la cooperación y el diálogo interreligiosos debe aumentar. 

61. El Comité solicita una explicación más detallada de cómo interactuarían de manera práctica la acción diacónica, la sensibilización política y la reflexión teológica. El Comité observa la necesidad de compartir experiencias, vinculando a las congregaciones y a las bases de las comunidades religiosas con el CMI con la posibilidad de incluir a las mujeres y los jóvenes, sobre todo a través de encuentros directos. 

62. Con respecto a la prioridad propuesta sobre Oriente Medio y el papel del CMI como un "intermediario imparcial", el comité desearía cuestionar esta función, pues no puede simplemente tomarse este papel sino que son las partes en conflicto las que deben atribuírselo al CMI. Sin embargo, el CMI debe esforzarse por generar la confianza entre todas las partes en aras de un diálogo constructivo en el que participen judíos, cristianos y musulmanes. 

C1 COMUNICACIONES 

63. Las comunicaciones ayudarán a consolidar el sentimiento de pertenencia respecto a la labor del CMI, así como a crear el espíritu de comunidad de iglesias, un aspecto fundamental de nuestro entendimiento y nuestra visión, de forma que se fomente el diálogo, se mejore la visibilidad y se fortalezcan las opiniones. 

64. Es necesario evaluar y redefinir la política de comunicación del Consejo en función de la nueva labor programática a fin de (1) determinar la audiencia y los actores antes de que se emprendan las actividades de comunicación; (2) aumentar el interés por parte de los medios de comunicación seculares y del mundo en general; y (3) poder medir si las iglesias, desde el punto de vista cuantitativo, participan más en la vida del CMI y conocen mejor su labor. 

65. El Comité aconseja que la unidad y la visión global constituyan una parte esencial de todas las actividades de comunicación. 

66. Entre los medios por los que se podría comunicar el mensaje del CMI figuran los carteles, las pulseras, las camisetas, los colgantes y otros, con el fin de entablar un diálogo con las personas que manifiesten interés o hagan preguntas respecto al simbolismo de dichos recursos. Otras estrategias de comunicación son la utilización de música, canciones y banderitas, así como la elaboración de materiales litúrgicos, DVD y peticiones. 

67. El comité propone que:

  1. antes de emprender una actividad de comunicación se lleve a cabo un estudio;

  2. se establezca una red de contactos de personas designadas por las iglesias para la distribución de información, en la que por lo menos figuren dos personas por iglesia o consejo nacional de iglesias;

  3. se prevea el tiempo necesario para examen y decisión (por ejemplo, seis meses, o más si se trata de nombramientos);

  4. se mantengan al día las listas de correo electrónico de nuevos grupos a fin de facilitar la comunicación electrónica, por lo menos entre los miembros del Comité Central;

  5. se desarrollen nuevos métodos de comunicación, que tengan en cuenta las diferentes sensibilidades culturales, para llegar a un mayor ámbito de influencia. 

68. El Comité Central está de acuerdo en que:

a) exista la capacidad necesaria para conseguir los objetivos establecidos en cuanto a liderazgo, política de personal, métodos, audiencia, tecnología y financiación;

b) es necesario que se elabore una estrategia de comunicación global, mediante la cual, entre otras cosas, el personal de comunicación participe en la planificación y la presentación de informes de los proyectos;

c) la estrategia de comunicación debe incluir metas para dar más relieve a la imagen pública y la visibilidad del CMI, y debe prestar más atención a los programas del CMI y la influencia moral del CMI en el plano internacional;

d) se establezca un mecanismo para medir de forma cuantitativa la eficacia de las comunicaciones, en el que se integren las respuestas suscitadas a fin de mejorar continuamente la comunicación. La evaluación de la comunicación debería someterse de forma regular al examen y consideración de los Comités Ejecutivo y Central. 

Criterios de evaluación 

69. El Comité Central está de acuerdo en aprobar el establecimiento de un claro proceso de evaluación para todos los programas, en el que se especifiquen los criterios de evaluación. Esto es importante porque (1) un acuerdo temprano sobre los criterios de evaluación ayuda a la planificación de los programas y actividades, y (2) unos criterios claros permitirán al Comité Central supervisar de forma más eficaz si se cumple con los objetivos globales. Se presentará al Comité Ejecutivo una propuesta de evaluación clara, que permita una valoración tanto cualitativa como cuantitativa, para su aprobación en la reunión de febrero de 2007. 

70. Si bien cada proyecto/programa puede tener sus propios criterios específicos en base a sus objetivos, se recomienda firmemente que los criterios generales se apliquen a todo el trabajo (este proceso se llevaría a cabo dentro del marco de la Oficina de Planificación, Supervisión, Evaluación y Presentación de Informes, descrita en el documento GEN 05.). A continuación se proponen una serie de criterios, reconociendo que necesitan ser más elaborados:

  1. ¿Ha cumplido el programa con sus objetivos?

  2. ¿Está dentro del presupuesto?

  3. ¿En qué medida ha dado cabida a todas las voces (por ejemplo, de los hombres, las mujeres, los niños, las poblaciones indígenas y las personas con discapacidades, así como a la diversidad de perspectivas teológicas)?

  4. ¿En qué medida ha fortalecido a las comunidades que carecen de poder?

  5. ¿En qué medida ha profundizado las relaciones entre las iglesias?

  6. ¿En qué medida ha desarrollado las relaciones con las iglesias no miembros (p. ej. pentecostales, evangélicas y otras)?

  7. ¿En qué medida ha trabajado en colaboración con otros socios y con redes ecuménicas más amplias?

  8. ¿En qué medida se ha divulgado el programa, de forma eficaz, a las iglesias y a un público más amplio?

  9. ¿Cuál era la base teológica de partida, y cómo se ha desarrollado la reflexión teológica en el transcurso del trabajo?

  10. ¿En qué medida ha fomentado la formación ecuménica?

  11. ¿Se han tenido en cuenta los objetivos y las recomendaciones de la Comisión Especial?

  12. ¿En qué medida ha contribuido este trabajo a la unidad visible de la Iglesia? 

71. Evidentemente, puede haber flexibilidad en la interpretación de dichos criterios, puesto que algunos pueden no ser pertinentes para ciertas actividades. Por otra parte, puede resultar conveniente añadir otros criterios. No obstante, el comité está convencido de que todos los programas que se presenten al Comité Central deben evaluarse conforme a este tipo de criterios claros que permitan establecer si los objetivos se han cumplido o no. 

Consideraciones presupuestarias 

72. P201 - Llamados a ser la Iglesia Una y P202 - La espiritualidad y el culto en el contexto ecuménico: respecto a la descripción y los costos de los programas para el período 2007-2009, se ha observado que se describen actividades a realizar durante los años 2008 y 2009, pero que no se les han asignado fondos. El Comité Central entiende que es un error y recomienda que se corrija. 

73. P203 - Perspectivas ecuménicas sobre misión y unidad: El comité observa que existe un desequilibrio entre las asignaciones presupuestarias para 2007 y los años 2008 y 2009. 

74. El Comité reafirma el mandato de la Asamblea sobre las visitas de equipos durante la segunda mitad del DSV y solicita que se asignen fondos. 

75. P6 - Diálogo y cooperación interreligiosos: El comité cree firmemente que la asignación de fondos para el diálogo y la cooperación interreligiosos debe incrementarse. 

76. P302 - Sensibilización a nivel mundial en favor de una mayor justicia y responsabilidad: El comité afirma el papel único que el CMI puede desempeñar en el ámbito de la ONU, así como la necesidad de fortalecer las actividades de promoción y defensa y de testimonio a este nivel, y de aumentar los presupuestos respectivos. 

77. El presupuesto asignado a Comunicaciones incluye una cantidad considerable para Noticias Ecuménicas Internacionales (ENI, por sus siglas en inglés). Con el objetivo de fortalecer este programa, el Comité Central acepta que se incremente el presupuesto total del programa de comunicaciones, como parte de la estrategia de comunicación destinada a llevar a cabo una evaluación sobre la eficacia de ENI en el marco de este programa. 

Recomendación general 

78. El Comité Central, tras recibir el informe, remite todas las sugerencias del informe a los miembros del personal y órganos consultivos a los que concierne. 

Recomendaciones relativas a la redacción de los documentos 

79. Respecto al documento No GEN 05 (Planes de programa 2007-2013: Resumen), P201 - Llamados a ser la Iglesia Una, pág. 19, 1er párrafo, el comité recomienda que la última frase se enmiende de la siguiente manera: "Las fuerzas del pecado que dividen, como el racismo, la xenofobia y el nacionalismo agresivo, también impugnan su unidad". 

80. Respecto al documento No GEN 06 (Planes de programa para 2007-2013: Reseña de Proyectos), P202 - La espiritualidad y el culto en el contexto ecuménico, pág. 23, Plan de relaciones, el comité recomienda que la primera frase se enmiende de la siguiente manera: "... por medio del culto en común y experiencias espirituales compartidas, teniendo en cuenta las recomendaciones de la Comisión Especial sobre la Participación de los Ortodoxos en el CMI". 

81. Respecto al documento No GEN 06 (Planes de programa para 2007-2013: Reseña de Proyectos), P202 - La espiritualidad y el culto en el contexto ecuménico, pág. 23, Lista de actividades, el comité recomienda que la primera frase se enmiende de la siguiente manera: "...representantes de iglesias miembros del CMI, teólogos, comunidades religiosas, mujeres, jóvenes y pueblos indígenas". 

82. Respecto al documento No GEN 06 (Planes de programa para 2007-2013: Reseña de Proyectos), P202 - La espiritualidad y el culto en el contexto ecuménico, P202-02 - Dones de nuestros tesoros: culto y espiritualidad, pág. 24, el comité recomienda que el principio de la primera frase se enmiende de la siguiente manera: "Facilitar la diseminación de materiales sobre la vida espiritual y el culto...". 

APÉNDICE

Informe del trabajo programado por la Comisión Permanente de Fe y Constitución

Chateau de Faverges, Francia
14-21 de junio de 2006 

La Comisión Permanente de Fe y Constitución consideró el programa de trabajo para el próximo período. Las siguientes propuestas se hacen a la luz del reglamento de Fe y Constitución y toman en consideración la necesidad de continuar la labor en curso, los recursos y la pericia de los miembros y del personal de la Comisión, así como los consejos y la orientación de la anterior Comisión, la 9ª Asamblea y el Secretario General.  

I. Estudios y actividades 

A. Eclesiología 

1. Fe y Constitución comunicará a las iglesias los dos textos (Naturaleza y misión de la Iglesia y Porto Alegre) y colaborará concienzudamente con el secretario general para aclarar lo que se pide a las iglesias con respecto a las cuestiones que acompañan a ambos textos; 

2. Se centrará en la cuestión de la unidad y la diversidad y, específicamente, en el cuadro relevante del presente documento Naturaleza y misión de la Iglesia ("¿Tiene límites la diversidad?"); 

3. Profundizará la labor sobre la naturaleza misional de la iglesia que se refleja en el presente documento Naturaleza y misión de la Iglesia, en colaboración con la CMME; 

4. Pensará en una forma apropiada de conmemorar el BEM y reflexionar sobre él con motivo del 25° aniversario de su publicación.  

Se insta a todas las iglesias a responder al documento Naturaleza y misión de la Iglesia; también se invita a los grupos regionales de iglesias y a las facultades de teología a que envíen sus comentarios lo antes posible. Se decidirá en base a estas respuestas si es necesaria una nueva revisión del texto. 

B. Bautismo y culto 

1. El documento sobre el bautismo llegará a la madurez y será presentado en la reunión de la Comisión Permanente en 2007, junto a un borrador de las cuestiones que deberían acompañar al texto cuando sea enviado a las iglesias y las instituciones relacionadas con ellas para su estudio. Las respuestas a este documento marcarán la pauta a seguir en cualquier trabajo futuro relacionado con el bautismo. 

2. La Comisión continuará colaborando con la Asociación Mundial para la Comunicación Cristiana en relación con cuestiones de propiedad intelectual, prestando especial atención a cómo las diferentes interpretaciones de este tema tienen el potencial de ser divisorias para la iglesia. 

3. La Comisión continuará apoyando la vida de culto del CMI y otros organismos ecuménicos, teniendo presentes las decisiones de la Comisión Especial sobre la Participación de los Ortodoxos en el CMI. 

4. La Comisión continuará apoyando la labor de la Semana de oración por la unidad de los cristianos y el calendario de oraciones ecuménicas. 

C. Antropología teológica y discernimiento moral en las iglesias 

A la luz de los textos recientemente publicados de ETHNAT y Antropología teológica, Fe y Constitución: 

1. Llevará a cabo un estudio de la manera en que las iglesias formulan y ofrecen enseñanzas y orientación sobre cuestiones morales y éticas: en especial, sobre las que son divisorias para las iglesias o pueden llegar a serlo, como por ejemplo, la sexualidad humana; 

2. Estará preparada para responder, según corresponda, a cuestiones divisorias para las iglesias seleccionadas entre las que surgen en estudios del CMI sobre aspectos de "Fe, ciencia y tecnología", facilitando incluso la participación activa de especialistas competentes en colaboración con otros asociados dentro y fuera del CMI; y 

3. Hará sugerencias en aras de la promoción, distribución y uso de los textos de ETHNAT y Antropología teológica además del informe del grupo y ayudará a implementarlas, ello incluirá brindar el tratamiento adecuado a las respuestas que ofrezcan a estos textos las iglesias, las facultades de teología y otros organismos regionales y ecuménicos. 

D. Tradición y tradiciones: compartir las fuentes de autoridad 

1. Fe y Constitución iniciará un estudio para proporcionar un espacio donde compartir con los demás los lugares en que buscamos esclarecimiento para vivir como fieles cristianos hoy día. Este enriquecimiento mutuo nos ayudará a descubrir juntos cuáles son las autoridades comunes en que nos inspiramos y cuáles las diferentes, y cómo entendemos la manera en que tienen autoridad para nosotros. 

El estudio incluirá el testimonio de maestros de la iglesia primitiva, al igual que otros recursos de autoridad para las iglesias. 

II. Actividades relacionales y en curso 

A. Iglesias unidas y en vías de unión/Comuniones cristianas mundiales 

La Comisión Permanente observa y afirma la colaboración continuada con las iglesias unidas y en vías de unión y con las comuniones cristianas mundiales, y confirma la celebración de: 

1. Un foro bilateral en 2007, que será organizado junto con los secretarios de las comuniones cristianas mundiales, a fin de proporcionar un marco multilateral global para las relaciones bilaterales actuales y ayudar a coordinar sus esfuerzos; 

2. Una consulta internacional de iglesias unidas y en vías de unión en 2008, que será organizada junto con el comité de seguimiento de la consulta anterior de estas mismas características. Entre los temas de la consulta figurarán: la interpretación de la unión, y las cuestiones eclesiológicas que plantean las distintas formas de "unión" que se dan hoy día; la relación de la unión con la misión de la iglesia; el asunto de la relación entre las iglesias unidas y en vías de unión y las comuniones cristianas mundiales; y la cuestión de la transitividad (en qué medida las uniones o acuerdos entre las iglesias de un contexto afectan a la fe y la vida de las iglesias de otros contextos). 

Las consultas se planificarán prestando la debida atención a otros acontecimientos del calendario ecuménico. 

B. Pluralidad religiosa y autocomprensión cristiana 

1. Fe y Constitución continuará su labor como acompañante, participante y monitor de los estudios conjuntos que ya se llevan a cabo bajo el título "Pluralidad religiosa y autocomprensión cristiana". 

2. Fe y Constitución facilitará la participación de especialistas competentes cuya involucración en las cuestiones interreligiosas de los estudios en curso tenga un carácter profundamente contextual y/o se desarrolle en el campo académico. 

3. Las discusiones en curso sobre la autocomprensión cristiana y la pluralidad religiosa pueden hacer aflorar asuntos que incumben directamente al mandato de Fe y Constitución de tratar las cuestiones que dividen a las iglesias contextual o doctrinalmente. En vista de esta realidad, la Comisión Permanente evaluará con regularidad los resultados de los estudios en curso para determinar si se requiere una respuesta específica de la parte de Fe y Constitución para cuestiones específicas.

Que la Iniciativa Ecuménica sobre el VIH/SIDA en África (EHAIA) (P407) se tenga como un proyecto separado. El Comité afirma el papel del CMI en este proyecto y espera más aclaración de la evaluación de 2007 sobre el futuro papel del CMI y sobre las lecciones que pueden aplicarse a otras regiones.Que Salud y sanación (P406) incluya otra actividad que ha de realizarse con el título "Sanar los recuerdos, reconciliar comunidades" y que debería llevarse adelante en estrecha relación con los proyectos y actividades: Comunidades justas e incluyentes (P204), Sensibilización a nivel mundial en favor de una mayor justicia y responsabilidad (P302), Salud mental (P406-03) y el Decenio para Superar la Violencia (P301). El CMI está particularmente bien situado para trabajar sobre las cuestiones de reconciliación y sanación de los recuerdos. El trauma de los conflictos no se supera cuando se firman los acuerdos de paz y a muchas iglesias les cuesta desempeñar su papel de sanación de personas y comunidades. Profundizando su labor en el campo de la reconciliación, el CMI reforzará la opinión que expresa en el dominio público.Que, teniendo en cuenta el vínculo existente entre algunos aspectos del cometido de la Red Ecuménica de Defensa de las Personas Discapacitadas (EDAN) y el proyecto Fe, ciencia, tecnología y ética (P404), se vuelvan a formular los objetivos concretos para que se incluya "llevar a la mesa de ciencia y tecnología las cuestiones y la experiencia de la red EDAN" y que se añada EDAN a la parte de plan de relaciones.