World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / Documentación / Fondo documental / Comité Central / Ginebra, 2006 / Integración de los órganos consultivos

Integración de los órganos consultivos

06 de septiembre de 2006

Mandato 

El Comité Ejecutivo, reunido en Ginebra (mayo de 2006), tuvo en cuenta el espíritu de la Asamblea y encomendó al Secretario General a que: 

  • "presentara una propuesta en la próxima reunión del Comité Ejecutivo para la integración de la Comisión de las Iglesias sobre Justicia, Paz y Creación (CIJPC) y de la Comisión de las Iglesias sobre Diaconía y Desarrollo (CIDD);

  • estudiara las posibilidades de integración de la Comisión de Educación y Formación Ecuménica (CEFE) y de la Junta del Instituto Ecuménico de Bossey (Junta de Bossey) y que informara al respecto en la próxima reunión del Comité Ejecutivo;

  • estudiara las posibilidades de integración del Grupo Consultivo Mixto entre las Iglesias Pentecostales y el CMI y la Comisión sobre Misión Mundial y Evangelización (CMME) y que informara al respecto en la próxima reunión del Comité Ejecutivo;

  • formulara una propuesta para la creación del órgano consultivo más adecuado para acompañar el trabajo en materia de diálogo interreligioso". 

Marco legal 

El artículo V.4 de la Constitución establece que: "La Asamblea o el Comité Central pueden adoptar y enmendar estatutos para facilitar el buen funcionamiento de los comités, las juntas directivas, los grupos de trabajo y las comisiones, siempre que los estatutos o las enmiendas no sean incompatibles con la presente Constitución". Este Artículo autoriza a la Asamblea o al Comité Central a enmendar los estatutos de todas las comisiones. La única condición es que la enmienda sea compatible con las reglas de la Constitución. 

Los estatutos de los órganos consultivos estipulan que éstos pueden ser enmendados "por el Comité Central en consulta con la Comisión o conforme a su recomendación" (cf. Comité Central, Actas de la 50a Reunión, Ginebra, agosto-septiembre de 1999). 

El Comité Central, reunido inmediatamente después de la Asamblea, aprobó el nombramiento de los miembros de los Grupos Restringidos de la CMME, la Comisión de las Iglesias para Asuntos Internacionales (CIAI) y la Junta de Bossey (cf. Comité Central, Actas de la 55a Reunión, Porto Alegre, febrero de 2006). 

El Comité Central designó los Grupos Restringidos con el propósito de que se ocuparan de la urgente tarea de las Comisiones y la Junta durante el periodo interino entre el fin de la 9a Asamblea del CMI, febrero de 2006 y la primera reunión ordinaria del nuevo Comité Central, agosto/septiembre de 2006. 

De acuerdo con esto, los Grupos Restringidos de la CIAI y la Junta de Bossey han aprobado la medida propuesta que debería ser tomada por el Comité Central. De modo similar, también se dio la oportunidad a los moderadores salientes de las CIDD, CIJPC y del Grupo de Referencia sobre Relaciones y Diálogo Interreligiosos (RDI) de que dieran su aportación y asesoramiento. 

Propuestas 

  1. Comisión de las Iglesias para Asuntos Internacionales (CIAI), Comisión de las Iglesias sobre Diaconía y Desarrollo (CIDD), Comisión de las Iglesias sobre Justicia, Paz e Integridad de la Creación (CIJPC), Grupo de Referencia sobre Relaciones y Diálogo Interreligiosos (RDI) 

En el pasado han habido intentos de integrar la labor de CCIA, CIDD y la CIJPC. Durante las tres últimas reuniones de las Comisiones, que tuvieron lugar al mismo tiempo, se organizaron sesiones conjuntas. El objetivo era aportar una mayor cohesión y coordinación en las tres áreas programáticas vinculando el testimonio público con las acciones de las iglesias y los movimientos sociales en el ámbito de la justicia, la paz y la integridad de la creación, y en el suministro de la ayuda humanitaria y la asistencia a personas en situaciones de conflicto con acciones destinadas a aquellos afectados por desastres naturales. Recientemente, socios ecuménicos, en particular de ministerios especializados, han sugerido que la división histórica en tres comisiones no respondía a la necesidad actual de adoptar un enfoque más integrado e interactivo. Sobre todo ahora, dada la influencia y la importancia crecientes de la religión en la vida política y social. De ahí, que exista la necesidad de explorar la posibilidad de integrar los cuatro órganos consultivos en una estructura consultiva más coherente, cohesiva y coordinada. 

El Grupo Restringido de la CIAI se reunió en Ginebra (junio de 2006), y tras haber escuchado los consejos de los dirigentes salientes de los otros órganos consultivos, hizo la siguiente propuesta: 

  1. Unir los cuatro órganos consultivos - CIAI, Justicia, Paz y Creación, Diaconía y Desarrollo y Diálogo Interreligioso - fortalecería la labor de testimonio y asesoramiento interactiva, integrada y coherente y se aprovecharían los aspectos positivos de cada una de estas comisiones.

  2. El nuevo órgano, con el nombre de CIAI, tendrá un carácter y una composición más representativos así como un programa ampliado:

    a)
    asesorará sobre políticas públicas y actividades de sensibilización. Por políticas públicas se entiende el testimonio del Consejo al mundo sobre cuestiones importantes de la actualidad. Entre estas políticas pueden figurar declaraciones públicas de los órganos rectores del CMI; cartas y declaraciones del Secretario General; y declaraciones y propuestas a organismos intergubernamentales ;

    b)
    asesorará sobre orientaciones programáticas, incluyendo análisis de las cuestiones sistémicas sobre las que reposan la injusticia y la transformación social. Si bien la responsabilidad de los programas incumbe al Comité de Programas, la estrecha relación entre programa y política indica que podría ser valioso el asesoramiento de la CIAI sobre algunas cuestiones programáticas. Las principales áreas de interés programático para la Comisión son las áreas de testimonio público, justicia y diaconía, y diálogo y cooperación interreligiosos del programa propuesto del CMI ;

    c)
    abordará determinadas cuestiones de programa y política, y en caso necesario recurrirá a otros expertos mediante subgrupos de la CIAI. Más que en crear subgrupos permanentes, se hará hincapié en idear maneras flexibles y creativas de incluir representantes del ámbito de influencia más amplio, que incluye redes de las iglesias y de movimientos basados en la comunidad. Además, se podría estudiar el recurso a asesores de la Comisión.

  1. La coordinación de este trabajo de política sobre cuestiones de actualidad será responsabilidad del Director de la Comisión que trabajará en colaboración con la Comisión y con los colegas miembros del personal.

  2. Además de la recomendación de que se amplíe los estatutos para que incluya el objetivo de la promoción de un papel pacífico y reconciliador de la religión en los conflictos, al principio de su mandato, la Comisión recientemente designada debería revisar su reglamento para garantizar que incluya cuestiones de interés de los cuatro órganos consultivos anteriores, por ejemplo: integridad de la creación.

  3. En vista de la ampliación del programa, el número de miembros de la Comisión sigue siendo 30, y no los 20 que recomendó la CIAI en 2005. (Para el texto completo de la propuesta, véase el Apéndice 1) 

La Comisión recientemente designada también debería revisar sus estatutos a fin de que garanticen la promoción del diálogo interreligioso como marco para la creación de comunidades, la comprensión y el intercambio entre religiones. 

Medidas esperadas 

Que el Comité Central:

a) confirme la propuesta de unir los cuatro órganos consultivos - Comisión de las Iglesias para Asuntos Internacionales (CIAI), Comisión de las Iglesias sobre Diaconía y Desarrollo (CIDD), Comisión de las Iglesias sobre Justicia, Paz y Creación (CIJPC), Grupo de Referencia sobre Relaciones y Diálogo Interreligiosos (RDI) - para fortalecer un testimonio interactivo, integrado y coherente; la labor consultiva se aprovecharía los aspectos de dichas comisiones;

b) autorice que el número de miembros de su comisión se aumente hasta 35 a fin de dar cabida a todos los asuntos de los cuatro ámbitos de trabajo;

c) elija al Moderador y nombre a los miembros de la Comisión recientemente designada, con un carácter más representativo;

d) encomiende a la Comisión recientemente designada, cuyo nombre es Comisión de las Iglesias para Asuntos Internacionales (CIAI), revisar o enmendar sus estatutos teniendo en cuenta las propuestas hechas por las comisiones salientes, y que los presenten en la próxima reunión del Comité Central. 

2. Comisión de Educación y Formación Ecuménica y Junta de Bossey 

La Junta de Bossey se reunió en junio de 2006 y, en respuesta a la invitación del Secretario General, ofreció asesoramiento sobre una posible integración de la Comisión de Educación y Formación Ecuménica tal como sigue:  

a) El Grupo Restringido sobre Bossey acoge con beneplácito la propuesta de integrar el trabajo sobre formación ecuménica en el CMI. Está abierto a la propuesta de reunir las dimensiones de aprendizaje ecuménico, formación laica y educación teológica ecuménica, etcétera, en la estructura de programas del CMI y en la labor del Instituto Ecuménico. Espera que todas las dimensiones del trabajo relacionadas con los programas actuales sobre formación ecuménica y del Instituto se integren y se doten de personal, para que se dé a Formación Ecuménica la importancia y la visibilidad que se pidió en la Novena Asamblea. Reconocemos que la unión de todos los programas relacionados con la formación ecuménica da una nueva oportunidad de investigar más completamente el significado de la formación ecuménica en nuestro tiempo y de repensar los instrumentos, los métodos y el modo de dotar de personal empleados con este fin.

b) El Grupo Restringido recomienda que se designe un organismo asesor (nombre a determinar) para dirigir y supervisar todo el trabajo sobre Formación Ecuménica. En aras de la eficiencia, y en vista de los recursos financieros disponibles, el Grupo Restringido recomienda que el número de personas que integren el futuro "grupo asesor" se limite a 15, que éstas tengan conocimientos especializados en todas las dimensiones de los programas actuales del CMI relacionados con la formación ecuménica y el Instituto Ecuménico. Recomendamos también que los estatutos de la Junta de Bossey y de otros Grupos de Trabajo/Comisiones de programas que se están integrando se suspendan hasta que se redacten los nuevos y se presenten a la 3a. reunión del Comité Central para su aprobación.(Para el texto completo, véase el Apéndice 2).

La propuesta de la Junta de Bossey toma nota de que el Comité Central en Porto Alegre no designó ningún Grupo Restringido de la CEFE, y que, por consiguiente, el Comité Central todavía tiene que elegir a la CEFE y asignarle su mandato. Por lo tanto, conforme a la recomendación del Comité Ejecutivo y con el deseo de hacer que el proceso avance, la Junta de Bossey pide al Comité Central que suspenda su existencia y sus estatutos para poder estudiar la creación de un nuevo órgano conjunto que dirija y supervise todo el trabajo del Consejo en materia de formación ecuménica. 

Esta tarea puede ser encomendada a una nueva Comisión de Educación y Formación Ecuménica, elegida por el Comité Central (septiembre de 2006) con la expectativa de que esa Comisión, incorporando el mandato y las tareas de la Junta de Bossey presente sus nuevos estatutos en la próxima reunión del Comité Central (febrero de 2008). 

Medidas esperadas 

Que el Comité Central:

(a) confirme la propuesta de integrar el trabajo en materia de Formación Ecuménica en el CMI;

(b) elija a la Mesa y nombre a los miembros de la CEFE, con un carácter más representativo;

(c) encomiende a la CEFE recientemente designada la tarea de revisar o enmendar sus estatutos, y presentarlos en la próxima reunión del Comité Central. 

3. CMME y el Grupo Consultivo Mixto entre las Iglesias Pentecostales y el CMI 

Se examinaron tres posibilidades en vista de la posible integración de los dos órganos:

a) La plena integración del Grupo Consultivo Mixto y la CMME;

b) La posibilidad de que el Grupo Consultivo Mixto pase a ser un subcomité de la CMME;

c) Considerar el Grupo Consultivo Mixto de una forma más completa, asegurando que existan vínculos claros (en términos de personas y cuestiones programáticas) con las cuatro Comisiones (Fe y Constitución, CMME, CEFE y se espera con la cuarta Comisión en proceso de creación). 

Las dos primeras opciones, aunque estarían en conformidad con la preocupación expresada por el Comité Ejecutivo, podrían conducir a discusiones jurídicas difíciles y largas y modificarían la decisión de la Asamblea. Los estatutos de la CMME son bastante complejos, pues reflejan el amplio espectro de los miembros de la Comisión. En realidad, "la notificación de cualquier propuesta de enmienda debe enviarse a los Organismos Afiliados de la Conferencia como mínimo seis meses antes de que se sometan a la consideración de la Comisión (…) la Comisión puede recomendar una propuesta de enmienda al Comité Central a menos de que un tercio de los Órganos Afiliados de la Conferencia hayan indicado por escrito antes de la reunión de la Comisión que se oponen a la enmienda en cuestión" (cf. Comité Central, Actas de la 50a Reunión, Ginebra, agosto-septiembre 1999, p. 154 de la versión inglesa). 

Teniendo en cuenta este factor así como otras dinámicas ecuménicas, la tercera opción parecer ser la más plausible en términos de interacción e integración. En efecto, será importante que el Grupo Consultivo Mixto ocupe un lugar estratégico desde el que pueda influir y recibir aportaciones de muchos programas del CMI, y también dar visibilidad a la presencia y participación pentecostal en la vida del CMI. 

Medidas esperadas 

Que el Comité Central:

a) confirme la propuesta de que el Grupo Consultivo Mixto asegure que existan vínculos con las cuatro Comisiones del CMI;

b) designe a los miembros del CMI que formarán parte del Grupo teniendo en cuenta las relaciones y el compromiso con las metas y los objetivos de las Comisiones mencionadas;

d) encomiende a los nuevos miembros del CMI que formarán parte del Grupo Consultivo Mixto aplicar un nuevo estilo de trabajo coordinado e interactivo.

APÉNDICE I

(Borrador de propuesta del grupo restringido de la CIAI, miembros de otras Comisiones y personal) 

Funciones de asesoramiento integrado para el CMI 

Afirmando: 

  1. Con el Secretario General que debe mantenerse y perfeccionarse la integridad de la función de asesoramiento para testimonio público y políticas públicas del Consejo; y

  2. La importancia de integrar las áreas afines de trabajo del CMI; 

Y reconociendo que: 

  1. Los órganos rectores y el personal del CMI dependen del asesoramiento de las iglesias miembros por lo que se refiere a políticas y programas;  

Una reunión del 22 y 23 de junio del grupo restringido de la CIAI, miembros de otras comisiones y personal acordó que: 

  1. Unir los cuatro órganos consultivos (CIAI, Justicia, Paz y Creación, Diaconía y Desarrollo y Diálogo Interreligioso) fortalecería la labor de testimonio y asesoramiento interactiva, integrada y coherente e iba a aprovechar los aspectos fundamentales de cada una de estas comisiones; 

  1. La nueva CIAI con su composición más representativa y su programa ampliado;

    a) asesorará sobre políticas públicas y actividades de sensibilización;
    Por políticas públicas se entiende el testimonio del Consejo al mundo sobre cuestiones importantes de la actualidad. Entre estas políticas pueden figurar declaraciones públicas de los órganos rectores del CMI, cartas y declaraciones del Secretario General del CMI y declaraciones y propuestas a los organismos intergubernamentales.

    b) asesorará sobre orientaciones programáticas, incluyendo análisis de cuestiones sistémicas sobre las que reposan la injusticia y la transformación social; 
    Si bien la responsabilidad de los programas incumbe al Comité de Programa, la estrecha relación entre programa y política indica que podría ser valioso el asesoramiento de la CIAI sobre algunas cuestiones programáticas.
    Las principales áreas de interés programático para la Comisión son las áreas de testimonio público, justicia y diaconía, y diálogo y cooperación interreligiosos del programa propuesto del CMI.

    c) abordará determinadas cuestiones programáticas y de política, y en caso necesario recurrirá a otros especialistas mediante subgrupos de la CIAI;
    Más que en crear subgrupos permanentes, se hará hincapié en idear maneras flexibles y creativas de incluir representantes del ámbito de influencia más amplio, que incluye redes de las iglesias y de movimientos basados en la comunidad. Además, se podría estudiar el recurso a asesores de la Comisión. 

  1. La coordinación de este trabajo de política sobre cuestiones de actualidad será responsabilidad del Director de la Comisión que trabajará en colaboración con la Comisión y con los colegas miembros del personal; 

  1. Además de la recomendación de que se amplíe los estatutos para que incluya el objetivo de la promoción de un papel pacífico y reconciliador de la religión en los conflictos, al principio de su mandato, la Comisión recientemente designada debería revisar su reglamento para garantizar que incluya cuestiones de interés de los cuatro órganos consultivos anteriores, por ejemplo: integridad de la creación; y 

  1. En vista de la ampliación del programa, el número de miembros de la Comisión sigue siendo 30, y no los 20 que recomendó la CIAI en 2005. 

APÉNDICE II 

Respuesta del Grupo Restringido sobre Bossey a la ponencia del Secretario General sobre la organización de la formación ecuménica más allá de la Novena Asamblea 

  1. El Grupo Restringido sobre Bossey acoge con beneplácito la propuesta de integrar el trabajo sobre formación ecuménica en el CMI. Está abierto a la propuesta de reunir las dimensiones de aprendizaje ecuménico, formación laica y educación teológica ecuménica, etcétera, en la estructura de programas del CMI y en la labor del Instituto Ecuménico. Espera que todas las dimensiones del trabajo relacionadas con los programas actuales sobre formación ecuménica y del Instituto se integren y se doten de personal, para que se dé a Formación Ecuménica la importancia y la visibilidad que se pidió en la Novena Asamblea. Reconocemos que la unión de todos los programas relacionados con la formación ecuménica da una nueva oportunidad de investigar más completamente el significado de la formación ecuménica en nuestro tiempo y de repensar los instrumentos, los métodos y el modo de dotar de personal empleados con este fin. 

  1. El Grupo Restringido recomienda que se designe un organismo asesor (nombre a determinar) para dirigir y supervisar todo el trabajo sobre Formación Ecuménica. En aras de la eficiencia, y en vista de los recursos financieros disponibles, el Grupo Restringido recomienda que el número de personas que integren el futuro "grupo asesor" se limite a 15, que éstas tengan conocimientos especializados en todas las dimensiones de los programas actuales del CMI relacionados con la formación ecuménica y el Instituto Ecuménico. Recomendamos también que los estatutos de la Junta de Bossey y de otros Grupos de Trabajo/Comisiones de programas que se están integrando se suspendan hasta que se redacten los nuevos y se presenten a la 3a. reunión del Comité Central para su aprobación. 

  1. Reconocemos que la formación ecuménica es una preocupación de todo el Consejo y que el personal de la nueva configuración debe participar plenamente en la labor de programa en el Centro Ecuménico. No obstante, el Instituto Ecuménico necesita preservar la situación particular de que ha disfrutado en relación con los métodos de trabajo y la ubicación dentro de las estructuras del CMI. La experiencia pasada muestra que deben tomarse en consideración los siguientes factores, peculiares del Instituto Ecuménico: 

  • Durante los últimos años el Instituto Ecuménico ha desarrollado el aspecto académico de sus programas y tiene una relación especial con la Universidad de Ginebra. Las exigencias de horario del personal que integra el cuerpo docente del lado académico del Instituto son muy diferentes de las de quienes trabajan dentro de las estructuras de programa del CMI situadas en el Centro Ecuménico. 

  • Tradicionalmente, el Instituto Ecuménico ha mantenido cierta "distancia" de los programas del CMI a fin de poder estudiar y analizar críticamente el trabajo del CMI y del movimiento ecuménico y ha seguido siendo un lugar que atrae personas independientemente de su actitud hacia el CMI y de su relación con éste. En otras palabras, el Instituto Ecuménico ha sido tanto un "instrumento" del CMI como un "puente" entre éste y la comunidad cristiana más amplia. También se pretende que sea un laboratorio y la vanguardia del movimiento ecuménico en su conjunto. 

  • Antes, tratar el trabajo del Instituto como una de las "secciones de programa" del CMI en el Centro Ecuménico produjo considerables problemas. La distancia física entre el Centro Ecuménico y el Instituto Ecuménico significó que para el personal del Instituto fuera difícil participar en importantes reuniones celebradas en el Centro Ecuménico; los compromisos permanentes con los programas en el Instituto impidió al personal, e incluso al Director, participar plenamente en las reuniones celebradas en el Centro. Debido a los programas académicos, de residentes y de fines de semana, el Instituto ecuménico tiene un ritmo de trabajo diferente; pero la ausencia del personal del Instituto en las reuniones del CMI condujo a incomprensión y frustraciones. Si bien es importante que el Instituto sea parte del trabajo del CMI en su conjunto, los intentos de ver al Instituto como parte de la estructura de programas corriente del Centro Ecuménico ha sido un fracaso en el pasado. 

En vista de estos factores, el Instituto quedó supeditado al Secretario General, trabaja con todos los programas del CMI y presenta informes al Secretario General. Este arreglo anduvo bien hasta ahora. Por lo tanto, el Grupo Restringido de Bossey recomienda que el Instituto reorganizado con su responsabilidad por la Formación Ecuménica sea supeditado al Secretario General.  

  1. El Grupo Restringido acoge con beneplácito el hincapié que se hace en la investigación como parte del cometido del Instituto reorganizado para asistir a los diferentes programas del CMI. Espera que esos programas de investigación se inicien conjuntamente con el personal del Instituto y correspondan a los intereses académicos y a la libertad del cuerpo docente. 

El Grupo Restringido está entusiasmado ante las nuevas posibilidades que se abren con la propuesta de integrar las diferentes dimensiones del trabajo sobre Formación Ecuménica y recomienda que el personal de Bossey entable conversaciones sostenidas con el personal que trabaja actualmente en el Centro sobre todas las dimensiones del aprendizaje y la educación ecuménicos para elaborar una propuesta que sea examinada por el órgano asesor recientemente formado (nombre a determinar) después de la reunión del Comité Central. 

Robert Welsh, Moderador
Wesley Ariarajah
Isabel Phiri
Erlinda Senturias
Shafique Keshavjee
Georges Lemopoulos
Ioan Sauca 

23 de junio de 2006