World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / Sala de prensa / Noticias / #WCC70: Chiara Lubich y el Consejo Mundial de Iglesias

#WCC70: Chiara Lubich y el Consejo Mundial de Iglesias

#WCC70: Chiara Lubich y el Consejo Mundial de Iglesias

Ginebra, 1967: Chiara Lubich con Philip Potter y Lukas Vischer.

16 de abril de 2018

Versión en español publicada el: 19 de abril de 2018

En 2018 celebramos el 70º aniversario del Consejo Mundial de Iglesias. Con el fin de crear un animado relato de primera mano de la comunidad ecuménica y de nuestro camino común, las iglesias miembros han aportado historias de las personas, los acontecimientos, los logros e incluso los fracasos que han acentuado nuestra búsqueda colectiva de la unidad cristiana.

Esta historia fue escrita por Joan Patricia Back.

Las opiniones y los puntos de vista expresados en este artículo son los de la autora y no reflejan necesariamente las políticas del Consejo Mundial de Iglesias.

La relación entre el Consejo Mundial de Iglesias (CMI) y Chiara Lubich se remonta a la época del Concilio Vaticano II. Allí, Lukas Vischer, teólogo reformado suizo, fue observador del CMI y conoció a Chiara. Vischer tuvo un papel decisivo en la primera invitación a Chiara Lubich para que visitara el CMI el 9 de noviembre de 1967, donde se encontró con once miembros del personal, incluyendo al primer secretario general, Willem Visser’t Hooft, que entonces acababa de retirarse, junto con Vitaly Borovoy, Philip Potter, Lukas Vischer, Madeleine Barot, Bengt Molander y Gaio Grassi.

El 5 de octubre de 1982 Chiara fue invitada por el secretario general Philip Potter para que hablara ante ciento veinte directores y colaboradores. Fue en esta ocasión cuando Potter acuñó la frase que desde entonces se ha usado con frecuencia para describir el compromiso ecuménico de los Focolares: “Ustedes tienen un estilo de vida ecuménico”. Chiara Lubich mantuvo asimismo una reunión privada con Visser’t Hooft.

La tercera visita de Chiara consistió en una “semana ecuménica” en octubre de 2002, a la que fue invitada conjuntamente por el CMI y la Iglesia Protestante de Ginebra. Durante aquella semana, habló en el Instituto Ecuménico de Bossey donde su director, Ioan Sauca, destacó el motivo de la alegría que les invadía por que Chiara explicara la espiritualidad de la unidad de los Focolares “porque eso es lo que nos gustaría construir aquí: descubrir nuestra unidad […] viviendo juntos en una comunidad de formación”. En la catedral protestante de san Pedro, Chiara habló de “la reforma de todas las reformas”, que es recomponer la unidad. En sus palabras de agradecimiento tras la charla de Chiara sobre “La unidad y Jesús abandonado” en el CMI, el secretario general Konrad Raiser dijo: “Me recuerda –y creo que a muchos otros también– una de las ideas fundamentales en los inicios del movimiento ecuménico, que es que [….] cuanto más nos acercamos a la cruz de Cristo, más nos acercamos los unos a los otros”. Raiser y Chiara hicieron pública una declaración conjunta al concluir aquella visita.

La semana terminó en Morges con la inauguración del Encuentro Ecuménico de los Obispos Amigos de los Focolares donde estaba presente Lukas Vischer, junto con otros amigos del CMI. Chiara concluyó diciendo de manera espontánea: “Solo tengo un pensamiento en mi corazón: aquí ha comenzado algo. Y esta cosa no terminará aquí. Debemos llevar adelante lo que ha nacido, algo que está en el plan de Dios, que ni siquiera yo conozco, pero que debemos llevar adelante juntos”.

Toda la semana está documentada en el libro titulado “Diálogo vivo”, que fue publicado en italiano, inglés, alemán y español.

La sede del Movimiento de los Focolares en Rocca di Papa ha recibido visitas de delegaciones oficiales del CMI. La primera, en junio de 2005, estuvo encabezada por el secretario general Samuel Kobia, que en una visita posterior junto con Yorgo Lemopoulos, Martin Robra y Luzia Wehrle el 26 de enero de 2008 se reunió con Chiara en su casa solo dos meses antes de que falleciera. Querían transmitir a Chiara su sincero agradecimiento por la contribución que había hecho al movimiento ecuménico, en especial con la espiritualidad de los Focolares.

(Aquella misma tarde, miembros del Grupo Mixto de Trabajo entre la Iglesia Católica Romana y el CMI visitaron la sede del Movimiento de los Focolares).

En el momento de su muerte, Samuel Kobia le rindió homenaje diciendo: “Nuestro amor por Chiara y la inmensa gratitud por el don de Dios que ella ha representado para el movimiento ecuménico seguirán motivándonos e inspirándonos en nuestro trabajo por la unidad visible de la iglesia”.

Tras la muerte de Chiara Lubich, la nueva presidenta electa, Maria Voce, continuó la misma tradición de cooperación con el CMI. En marzo de 2009, pasó un día en Ginebra, junto con colaboradores, reuniéndose con Kobia y varios directores. La visita fue correspondida el 5 de diciembre de 2010 cuando el secretario general Olav Fykse Tveit, acompañado de una delegación, se reunió con Voce y el consejo general del Movimiento de los Focolares en Rocca di Papa.

A lo largo de los años la colaboración entre el CMI y los Focolares se intensificó en Suiza y otros lugares. Después de la petición inicial de Lukas Vischer para que hubiera una focolarina en el CMI, Luzia Wehrle trabajó ahí durante cuarenta años; a ella siguió Lut Van Kersavond y en la actualidad está Lurdes Guimaraes Teixeira. Otros miembros de los Focolares en Ginebra colaboran con el CMI.

El CMI ha participado activamente en los acontecimientos de los Focolares, como un Congreso sobre la Economía de Comunión y las Escuelas Ecuménicas. Un ejemplo reciente es la Semana Ecuménica de Castel Gandolfo en mayo de 2017 a la que Tveit envió un mensaje de vídeo y donde Martin Robra pronunció uno de los discursos principales.

Cristianos de diferentes iglesias que pertenecen a los Focolares han formado parte de las delegaciones de sus respectivas iglesias y han desempeñado otras funciones en las asambleas del CMI. En la Asamblea de Porto Alegre, además de estar en las delegaciones y en la organización local, contribuyeron en una sesión plenaria y en talleres. Por otra parte, una delegación de los Focolares fue invitada específicamente a la Asamblea de Busan por el CMI.

La colaboración con distintos departamentos del CMI ha incluido una consulta católica romana sobre el culto y la espiritualidad, y la participación en consultas como “Una espiritualidad para nuestro tiempo” y en el diálogo sobre los laicos. Miembros de los Focolares fueron invitados como observadores a una reunión de Fe y Constitución. Hace poco los Focolares presentaron su respuesta oficial al documento “La Iglesia: Hacia una visión común”.

Desde 2006, los estudiantes del Centro de los Focolares de Montet (Suiza) visitan el CMI como parte de su curso ecuménico, mientras que los estudiantes de posgrado del Instituto Ecuménico de Bossey, siempre incluyen una reunión con los Focolares cuando están en Roma, en colaboración con el Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos.

Miembros de los Focolares han participado en cursos de Bossey y ahora los estudiantes de Montet visitan cada año el Instituto.

Los grupos musicales de los Focolares Gen Verde y Gen Rosso, que actúan a escala internacional, participaron respectivamente en las celebraciones del 50º aniversario de Fe y Constitución en Lausana y en la Convocatoria Ecuménica Internacional por la Paz de 2011 en Jamaica.

A la luz de estos contactos, Martin Robra habló en una entrevista reciente de los “cincuenta años de amistad como un signo de unidad”, mientras que Yorgo Lemopoulos en su “Recordando a Chiara en el CMI” afirmó que Lubich “está considerada por muchos como una compañera de viaje digna de confianza, decidida, llena de creatividad y de fascinación” y habló de su vida, su carisma y su espiritualidad como “fuente de inspiración y de estímulo para quienes recorren el camino del ecumenismo”. Esta colaboración también ha aportado mucho a los Focolares; gracias a ella hemos obtenido mucho conocimiento sobre el movimiento ecuménico y hemos conocido a muchas personas dedicadas a la unidad cristiana. Lemopoulos habla de esta relación constante entre el CMI y el Movimiento de los Focolares “con gratitud sabiendo que Chiara, a través de su valioso legado y sus exhortaciones, sigue guiando sus pasos, alentándolos y apoyándolos en sus objetivos comunes”.

Grabación en vídeo: The WCC, Chiara Lubich and the Focolare movement

Si usted también se siente inspirado para enviarnos su historia sobre el CMI, ¡contacte con nosotros!