World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / Sala de prensa / Noticias / El CMI expresa su creciente preocupación por el futuro de los venezolanos

El CMI expresa su creciente preocupación por el futuro de los venezolanos

14 de febrero de 2019

Versión en español publicada el: 21 de febrero de 2019

El Consejo Mundial de Iglesias (CMI) expresó su “creciente preocupación” por las vidas y el bienestar de todas las personas afectadas de no resolverse la situación política en Venezuela, en una declaración firmada por la Dra. Agnes Abuom, moderadora del Comité Central del CMI, y por el Rev. Dr. Olav Fykse Tveit, secretario general del CMI, emitida el 14 de febrero.

El CMI instó a los líderes políticos del país a poner las vidas y los medios de subsistencia del pueblo venezolano por delante de sus propios intereses, y a evitar la escalada de tensiones y violencia con declaraciones o acciones imprudentes. “De lo contrario, las consecuencias llevarán inevitablemente a un sufrimiento humano mucho mayor, y a una ruptura más profunda en el tejido social y político del país y de la región”.

La crisis política en Venezuela está llegando a un punto de ebullición, tras precipitarse durante años por una espiral descendente, con un creciente descontento político exacerbado aun más por la hiperinflación, los cortes de energía y la escasez de alimentos y medicinas.

Los dirigentes del CMI instaron asimismo a los países vecinos y a los miembros de la comunidad internacional a evitar la utilización política del apoyo humanitario que el pueblo venezolano necesita con urgencia, tanto dentro como fuera de sus fronteras, y a abstenerse de proferir amenazas de intervención militar.

Más de tres millones de venezolanos han abandonado el país en los últimos años. Se espera que ese número aumente a más de cinco millones para fines de 2019. Se estima que cada día cinco mil personas empacan todas sus vidas y se van, deseando huir del colapso económico y de la crisis humanitaria que asedian a esta nación rica en petróleo.

Lea la declaración completa