World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / Sala de prensa / Noticias / Los Jueves de negro: uno a uno podemos provocar cambios

Los Jueves de negro: uno a uno podemos provocar cambios

Los Jueves de negro: uno a uno podemos provocar cambios

Producción de video para la campaña Los jueves de negro. Foto: Ivars Kupcis / CMI

25 de abril de 2019

Versión en español publicada el: 26 de abril de 2019

“¿Y qué puede hacer una sola persona?”...es una pregunta que a menudo puede sonar a lamento sobre la impotencia.

Pero, para los Jueves de negro una persona puede crear un movimiento.

David Emmanuel Goatley, director del claustro docente de la Oficina de Estudios de la Iglesia Negra en la Escuela de la Divinidad de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte (EE. UU.), oyó hablar de los Jueves de negro gracias a su participación en la peregrinación de justicia y paz del Consejo Mundial de Iglesias. Ahora ha lanzado la campaña a través de la Oficina de la Universidad de Duke.

“Muchas universidades en los Estados Unidos tienen un problema de violencia sexual terrible”, afirma Goatley. “Debemos detectar, poner nombre, y hacer frente a esta violencia entre adultos jóvenes, quienes están formando núcleos éticos”; “debemos prevenir la violencia sexual, proteger a las personas vulnerables, brindar atención a las víctimas e insistir en la rendición de cuentas y la reparación por parte de los agresores”.

La Oficina supervisa los planes de estudios de la Escuela de la Divinidad de la Universidad de Duke que están relacionados con las teologías y los ministerios surgidos del contexto de la vida de la comunidad negra. Goatley señala que todos los estudiantes que desean obtener el grado de la Maestría en Divinidad, básico para pastores y capellanes, deben seguir al menos un curso en esta área.

“La teología y el ministerio desde la experiencia de la comunidad negra están comprometidos con la liberación y la reconciliación, y la violencia sexual oprime a las personas”, afirma. “La iglesia está llamada a ayudar a liberar a las personas. La Escuela de la Divinidad es el núcleo ético de la Universidad, y la Oficina tiene la responsabilidad de velar por que la justicia sea un aspecto central de este proyecto teológico”.

La campaña se promociona semanalmente (“como levadura en el pan”, en palabras de Goatley), con la esperanza de llevar a cabo un evento el próximo curso académico para ampliar la participación.

“Espero lograr una participación masiva de toda la universidad”, dice Goatley. “Las personas han agradecido que haya alguien que hable en favor de las víctimas de violencia sexual y que se las invite a brindarles su apoyo”.

Los Jueves de negro