World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / Sala de prensa / Noticias / Se necesitan zapatos sólidos y no guantes cálidos para dar los siguientes pasos en el camino ecuménico

Se necesitan zapatos sólidos y no guantes cálidos para dar los siguientes pasos en el camino ecuménico

Se necesitan zapatos sólidos y no guantes cálidos para dar los siguientes pasos en el camino ecuménico

El secretario general del CMI Rev. Dr Olav Fykse Tveit da a bienvenida al papa Francisco a su llegada al Centro Ecuménico de Ginebra. Fotografía: Albin Hillert/CMI

03 de julio de 2018

Versión en español publicada el: 04 de julio de 2018

Por Stephen Brown*

Cuando el secretario general del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), Olav Fykse Tveit, visitó por primera vez al papa Benedicto XVI en el Vaticano en diciembre de 2010, llevó consigo un par de guantes cálidos como regalo para el Pontífice.

“En invierno protegen bien del frío,” dijo Tveit, teólogo luterano bien acostumbrado a la temporada de nieve y hielo de su Noruega natal. “Por lo tanto, en estos tiempos en que, según dicen algunos, nos encontramos en un invierno ecuménico, son un símbolo de la posibilidad de seguir hacia adelante a pesar de las dificultades.”

No obstante, casi ocho años después, en su visita a Ginebra el 21 de junio por invitación del CMI para conmemorar su 70° aniversario, el papa Francisco habló no de invierno sino de cuánto aguardaba “el florecimiento de una nueva primavera ecuménica.”

Fundado en 1948, el CMI engloba a 350 iglesias protestantes, ortodoxas, anglicanas y de otras tradiciones religiosas de todo el mundo. La Iglesia Católica Romana no es miembro, pero coopera con el CMI en determinados ámbitos.

La reunión en Ginebra se describió como una “peregrinación ecuménica”, bajo el lema “Caminar, orar y trabajar juntos.”

Se trató de la tercera visita papal tras la del papa Pablo VI en 1969 y la de Juan Pablo II en 1984.

Mientras sus predecesores destacaron durante sus visitas el papel distintivo del papado en la Iglesia Católica Romana, el papa Francisco dijo al CMI que había venido “como un peregrino en busca de unidad y paz.”

Según Martin Bräuer, experto en catolicismo del Instituto de Investigación Ecuménica de Bensheim en Alemania, Francisco “trata la cuestión del ecumenismo de una manera diferente a la que estábamos acostumbrados.”

El papa está “convencido de que los cristianos deben actuar y dar testimonio juntos y que deben hablar con una sola voz sobre los grandes desafíos que afronta la humanidad tales como la solidaridad, la paz, el medio ambiente y la justicia.”

Por ese motivo, Bräuer escribió en un artículo publicado en la revista del CMI, The Ecumenical Review, “que depende de los encuentros personales: para hablar los unos con los otros, y no los unos sobre los otros.”

El año después de su elección en 2013, Francisco visitó una comunidad pentecostal; en 2015, se convirtió en el primer papa en haber entrado en una iglesia Valdense en Italia; y al año siguiente, en el primero en haberse reunido con un Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, el patriarca Cirilo, en la Habana.

El papa Francisco viajó entonces a Lund, en Suecia, para una conmemoración conjunta católica/luterana con la Federación Luterana Mundial el 31 de octubre de 2016 para inaugurar el 500 Aniversario de la Reforma Protestante.

Dos días después de su regreso del CMI, el papa Francisco celebró su primera reunión con representantes de la Organización de Iglesias Africanas Independientes.

“Francisco también desea poner las cosas en marcha en lo que respecta al ecumenismo y por consiguiente crear una nueva dinámica destinada a cambiar la manera en que las iglesias comunican a nivel interno y externo,” dijo Bräuer.

El papa está desarrollando, según Bräuer, “un modelo de unidad para preservar la identidad de las diferentes iglesias sin eclipsar la identidad del conjunto.”

Ya en 2010, en un libro de entrevistas autobiográficas y en una frase que configuraría el lema de su visita al CMI, el entonces Cardenal Jorge Mario Bergoglio habló de la búsqueda de “una diversidad reconciliada que implique caminar juntos, orando y trabajando juntos.”

En su alocución como papa a los líderes del CMI en Ginebra, Francisco pareció dar un paso más refiriéndose ahora al camino de “una comunión reconciliada hacia la manifestación visible de esa fraternidad que ya une a los creyentes.”

En sus palabras de bienvenida al papa Francisco, Tveit, secretario general del CMI, describió el lema del encuentro como el reflejo de un nuevo impulso en el movimiento ecuménico unido.

“Hoy estamos marcando un hito en nuestro viaje,” dijo, añadiendo más adelante, “No nos detendremos aquí. Continuaremos, podemos hacer mucho juntos por aquellos que nos necesitan.”

Para los siguientes pasos en la temporada de la primavera ecuménica, parece que lo que se necesita no son guantes cálidos, sino zapatos sólidos para caminar.

* Stephen Brown, editor de la revista trimestral del Consejo Mundial de Iglesias, The Ecumenical Review, viajó en el avión papal con el papa Francisco.

 

Texto íntegro del artículo “el papa Francisco y el Ecumenismo,” por Martin Bräuer en  The Ecumenical Review, Marzo de 2017

El papa Francisco visita el CMI

Fotografías en alta resolución de la visita