World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / Sala de prensa / Noticias / El CMI lamenta la muerte de Federico Pagura

El CMI lamenta la muerte de Federico Pagura

El CMI lamenta la muerte de Federico Pagura

Pagura predica en el culto de apertura de la VI Asamblea del CLAI, en Havana, Cuba, 2013. © Marcelo Schneider/WCC

09 de junio de 2016

Versión en español publicada el: 09 de junio de 2016

“Pagura fue uno de los pilares de Latinoamérica y del ecumenismo mundial a lo largo de los últimos cincuenta años, un leal y valiente defensor de los derechos humanos y de la causa de la paz en Latinoamérica y en el mundo entero”, escribió el Rev. Dr Olav Fykse Tveit, secretario general del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), después del fallecimiento del Obispo Emeritus Federico José Pagura el 6 de junio de 2016 en Argentina.

Pagura ejerció como presidente del CMI para Latinoamérica de 1998 a 2016.

En su carta dirigida a la Iglesia Evangélica Metodista Argentina (IEMA), Tveit también recordó que durante el mandato de Pagura como obispo en Costa Rica y Panamá, demostró una gran sensibilidad ante los cambios sociales y políticos que se estaban produciendo en el continente.

“Pagura habló de un 'tiempo de trabajo’ del pueblo latinoamericano, que se despertaba ‘al amanecer de una nueva liberación’; y predicó en su parroquia un reino de Dios que se plasma y se manifiesta en la historia de la humanidad”, escribió el secretario general del CMI.

Cuando era pastor de la iglesia Metodista en Mendoza, Argentina, Pagura recibió a refugiados chilenos que huían del golpe de Estado chileno de 1973 y la dictadura de Augusto Pinochet. Pagura fue igualmente uno de los fundadores del Comité Ecuménico de Acción Social (CEAS), que acogió a miles de personas de ese país –medidas calificadas de intolerables por los elementos de derechas argentinos, que pusieron una bomba en la iglesia de Pagura en la mañana del 4 de septiembre de 1975.

Nombrado obispo de la Iglesia Evangélica en Argentina en 1977, Pagura fue un destacado líder del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH) y trabajó estrechamente con la Oficina de Derechos Humanos para Latinoamérica del CMI, oponiéndose abiertamente a las violaciones cometidas por la dictadura militar argentina.

Entre 1980 y 1989, Pagura participó en la Comisión Misión Mundial y Evangelización del CMI, participando en debates sobre la misión y el reino de Dios, la iglesia de los pobres, la inculturación del Evangelio y el diálogo interreligioso.

Durante sus diecisiete años como presidente del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI), Pagura defendió la necesidad de mantener, no solo el llamado a la conversión y el nuevo nacimiento en Cristo, sino también la petición de libertad y justicia de los pueblos del continente, especialmente para los pobres y los necesitados.

En 1998, durante la 8ª Asamblea del CMI celebrada en Harare, Zimbabue, Pagura fue nombrado uno de los presidentes del CMI y, a partir de entonces, se convirtió en un activo promotor de la Década para la Superación de la Violencia en Latinoamérica.

En su carta, Tveit también recordó a Pagura como a una persona con una gran sensibilidad y ternura. “Nos ha ofrecido canciones y poemas que hablan de su rechazo de la injusticia, de su lamento ante el sufrimiento de los más pobres y los más indefensos, de los comienzos de un continente Latinoamericano que anhela renacer en una verdadera independencia de un pueblo verdaderamente libre”, dijo Tveit.

“Damos gracias a Dios por la ejemplar trayectoria pastoral, ecuménica y profética del Obispo Pagura, que ha contribuido de manera significativa al discernimiento de la Palabra y la Acción de Dios a lo largo de nuestra historia”, concluyó.

Links:

La carta de condolencias del secretario general del CMI

Iglesias miembro del CMI en América Latina