World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / Sala de prensa / Noticias / Declaración Interreligiosa sobre el cambio climático

Declaración Interreligiosa sobre el cambio climático

Declaración Interreligiosa sobre el cambio climático

Los participantes de la Cumbre Interreligiosa sobre el Cambio Climático, en Nueva York. Foto: WCC/Melissa Engle Hess

22 de septiembre de 2014

Versión en español publicada el: 24 de septiembre de 2014

Mientras cientos de miles de personas inundaron las calles de la ciudad de Nueva York el 21 de septiembre en una marcha por la acción sobre el cambio climático, 30 líderes religiosos que representan nueve religiones firmaron sus nombres a una declaración llamando a acciones concretas para reducir las emisiones de carbono.

El documento fue la pieza central de la conferencia interreligiosa organizada conjuntamente por el Consejo Mundial de Iglesias (CMI), un cuerpo que incluye 345 iglesias que representan a unos 560 millones de cristianos en todo el mundo, y Religiones por la Paz, una coalición interreligiosa con miembros en más de 70 países. Los firmantes procedían de 21 países en seis continentes.

"Cuando en enero escuchaba el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon, llamando a los jefes de estado del mundo para una cumbre sobre el cambio climático, pensé que nosostros líderes de comunidades de fe también tenemos que ofrecer a nuestros aportes", dijo el Revdo. Dr. Olav Fkyse Tveit, secretario general del CMI. Los grandes cambios requieren "profunda y fuerte convicción" que, según dijo, se puede encontrar en las "creencias, rituales, símbolos, textos sagrados y oraciones de fe que dan sentido y dirección a una gran parte de la población mundial."

La declaración, titulada "Clima, Fe y Esperanza: Tradiciones de Fe juntas por un Futuro Común" fue presentado al diputado-secretario general de la ONU, Jan Eliasson, antes de la cumbre del clima de la ONU que occurió en el 23 de septiembre.

El texto hace un llamamiento a "todos los Estados a trabajar de manera constructiva para lograr un acuerdo climático global de largo alcance en París en 2015", que será "lo suficientemente ambicioso para prevenir que la temperatura se eleve debajo de 2° Celsius; justo lo suficiente para distribuir la carga de manera equitativa; y jurídicamente vinculante suficiente para garantizar que las políticas climáticas nacionales eficaces que pueden frenar las emisiones sean implementadas de manera integral".

Como líderes religiosos, que en conjunto representan una enorme franja de adherentes religiosos del mundo, "si cambiamos, todo cambia. Así que tenemos que comprometernos ", dijo el rabino Awraham Soetendorp, fundador del Instituto Soetendorp Jacob en Valores Humanos en La Haya, Países Bajos. "La marcha es visible. Lo que estamos haciendo aquí es visible. La marcha y los documentos firmados juntos tienen un impacto fuerte", dijo.

"Aunque que siempre el énfasis sea el más allá, la vida eterna, estamos muy preocupados con la vida terrenal de las personas", dijo el arzobispo Demetrios de la Arquidiócesis Ortodoxa Griega de América. "El clima es un tema central para la vida humana. Así que tenemos que tratar como iglesia para asegurar las mejores condiciones posibles".

Para algunos de los firmantes, el cambio climático está amenazando los países donde viven, como la nación de Tuvalu, un pequeño conjunto de islas de arrecifes y atolones en el Océano Pacífico. El agua salada ha entrado en la tabla de agua subterránea de la cual las personas dependen, y los científicos sugieren que las islas eventualmente serán subsumidas si los niveles del mar siguen aumentando.

"Para mi iglesia, esto significa la vida, porque nuestra existencia es cuestionada. Y todo lo que se opone a la vida y la continuidad de la vida de un pueblo es una misión de Dios para nosotros como creyentes para luchar contra ella", dijo el reverendo Tafue Lusama, secretario general de la Iglesia Cristiana Congregacional de Tuvalu (EKT).

Sin embargo, dijo, no quería que Tuvalu se convierta en "un símbolo de la derrota" para otros países de baja altitud que pueden enfrentar finalmente el mismo destino. "Si somos capaces de mantenernos firmes y decirle al mundo que deben hacer algo y actuar sobre ella ahora, incluso si Tuvalu baja, podemos salvar a los demás", dijo Lusama.

Frente a la crisis que afecta al mundo, es imperativo que las personas de fe hablen de esperanza, convirtiéndose en una voz moral que habla "a nuestras convicciones y compromisos más profundos como seres humanos", dijo el secretario general del CMI. "Es inmoral no hablar de esperanza en este tiempo."

"Veo un montón de esperanza, incluso sólo en estos tres días", dijo Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que habló a la reunión. "Ahí está la movilización pública que estamos viendo hoy en día, la movilización corporativa que vamos a ver, y la movilización política. Es un signo muy alentador que la gente se hace escuchar. Sin embargo, no es suficiente. Tenemos que construir sobre eso para llegar a la solución final".

"No podemos desesperar", dijo Sheikh Abdallah Bin Bayyah, presidente del Foro para la Promoción de la Paz en las Sociedades Musulmanas en Abu Dhabi y co-moderador de Religiones por la Paz. "Esta esperanza es nuestra dirección. Este es el lugar donde vivimos ".

Comunicado de prensa del CMI escrito por Connie Wardle, escritora senior y editora en línea en el Presbyterian Record, Canadá.

Declaración de la Cumbre Interreligiosa sobre el Cambio Climático 2014

"Para salvar la tierra, todos deben cambiar sus maneras", dice el Patriarca Ecuménico (Comunicado de prensa de 19 de septiembre de 2014)

Página web de la Cumbre Interreligiosa sobre el Cambio Climático

El trabajo del CMI sobre justicia climática y cuidado de la creación