World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / Sala de prensa / Noticias / El CMI condena la violencia y el racismo en Estados Unidos y pide justicia

El CMI condena la violencia y el racismo en Estados Unidos y pide justicia

El CMI condena la violencia y el racismo en Estados Unidos y pide justicia

Fotografía: Marcelo Schneider/WCC, 2019.

29 de mayo de 2020

Versión en español publicada el: 02 de junio de 2020

El Consejo Mundial de Iglesias (CMI) condenó la violencia, el racismo y la brutalidad policial en los Estados Unidos de América tras la muerte de George Floyd, un hombre negro desarmado, a manos de un oficial de policía.

“Como parte de nuestra comprensión cristiana y nuestro testimonio en el mundo, rechazamos la brutalidad de la violencia y de la injusticia racial”, dice la declaración del CMI. “Por consiguiente, expresamos nuestra repulsa por el asesinato de George Floyd mientras estaba bajo custodia policial en Mineápolis y pedimos que los responsables de su muerte rindan cuentas plenamente”.

La comunidad del CMI se lamenta por la muerte de todas las víctimas de la fuerza excesiva usada por las autoridades policiales estadounidenses contra las personas de color. “¿Cuántos más deben morir antes de que se afirme colectivamente que las vidas negras importan, y se hagan reformas fundamentales y completas de la cultura y las prácticas de los organismos encargados de hacer cumplir la ley?”, expone el CMI. “Esto debe parar”.

“Debe haber conversión (metanoia), reflexión, arrepentimiento y rechazo de todas las formas de racismo y discriminación racial, y un reconocimiento verdadero y genuino de que todos los seres humanos tienen la misma dignidad y valía dadas por Dios, independientemente de su color o etnicidad”, continúa la declaración.

“Las medidas superficiales ya no serán suficientes”, dice la declaración. “A esto debe seguir sin duda un proceso penal, así como reformas fundamentales en la aplicación de la ley”.

La sociedad misma debe cambiar, reconoce la declaración. “Sin embargo, la violencia nunca terminará con más violencia”, continúa el texto. “Pedimos a quienes expresan ahora su ira con protestas violentas que pongan fin a la violencia y refuercen las exigencias pacíficas de rendición de cuentas y reforma hasta que se haga justicia”.

Lean la declaración completa (en inglés)

Iglesias miembros del CMI en Estados Unidos