World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / Sala de prensa / Noticias / Las iglesias deben usar su voz sobre el cambio climático

Las iglesias deben usar su voz sobre el cambio climático

Las iglesias deben usar su voz  sobre el cambio climático

Rev. François Pihaatae de la Iglesia Protestante Maohi en la sesión sobre los impactos de las pruebas nucleares en el Pacífico de la 57a reunión de la CIAI. Foto: Ivars Kupcis/CMI

26 de febrero de 2020

Versión en español publicada el: 27 de febrero de 2020

 

Las islas del Pacífico experimentan los impactos duraderos de 50 años de pruebas nucleares y la región se ha vuelto el punto caliente del mundo en lo que se refiere al cambio climático supo la Comisión de las Iglesias para Asuntos Internacionales (CIAI) del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) en su reunión de esta semana en Brisbane, Australia.

La 57a reunión de la CIAI congregó a expertos de iglesias miembros del CMI, líderes eclesiásticos australianos y eminentes investigadores para abordar los impactos del cambio climático y de las pruebas nucleares en el Pacífico. En las sesiones destacadas se trataron temas relativos a la emergencia del cambio climático y las pruebas nucleares en el Pacífico, así como los incendios forestales en Australia y sus impactos en los habitantes y el medio ambiente.

Impactos de las pruebas nucleares de última generación

Entre 1946 y 1996 hubo 322 pruebas nucleares llevadas a cabo en la región del Pacífico por Estados Unidos, Francia y el Reino Unido, informó el miembro de la CIAI, Rev. François Pihaatae de la Iglesia Protestante Maohi de las islas Maohi Nui. Desde 1966, tan solo Francia hizo193 pruebas con bombas en los atolones de Moruroa y Fangataufa de Maohi Nui (Polinesia Francesa) y los científicos estiman que los desechos nucleares permanecerán allí más de 300.000 años.

Los efectos en la salud de muchos isleños son devastadores y durarán varias generaciones; los casos de cáncer aumentaron tres veces en los años siguientes a las pruebas nucleares. “Mi padre y mi madres tuvieron cáncer. No sé cómo se verá afectada mi salud, pero la mayoría de mis inquietudes tienen que ver con el futuro de mis hijos”, comentó el Rev. Pihaatae, ex secretario general de la Conferencia de Iglesias del Pacífico.

Víctimas de las pruebas nucleares deberían ser escuchadas, acompañadas, sanadas y, por último, recibir indemnizaciones, añadió Pihaatae y expresó la esperanza de que la comunidad regional y mundial de iglesias siguiera prestando apoyo y ofreciendo programas de acompañamiento a dichas víctimas en el Pacífico.

La totalidad de la energía liberada por las explosiones nucleares llevadas a cabo en el Pacífico por Estados Unidos, Francia y el Reino Unido equivale a 9.010 bombas de Hiroshima, informó el profesor Matthew Bolton de la Universidad Pace (EE.UU.) y director del Instituto Internacional de Desarme Internacional de Pace.

La radiación de las pruebas nucleares afecta a las personas en forma desigual, pero todas son afectadas y aunque no hay ningún “nivel seguro”, las mujeres y las niñas son más vulnerables a la radiación que los hombres, dijo Bolton.

Las pruebas nucleares deberían considerarse como una intrusión en la soberanía de los países del Pacífico y, muy a menudo, un secreto de alto nivel ha rodeado determinadas pruebas. Además, esas pruebas tienen consecuencias transnacionales a causa de la deriva de las explosiones en todo del mundo y afectan a otros países.

Entre las principales sugerencias sobre la forma en que las iglesias pueden ayudar, Bolton propuso un creciente apoyo del Tratado sobre la prohibición de las armas nucleares en el Pacífico y más allá, subrayando las constantes preocupaciones humanitarias y ambientales que existen en la región y abogando por la amplificación de las voces y una mayor participación de los supervivientes en los foros de diplomacia nuclear.

El Pacífico, punto caliente de los peligros del cambio climático

En la sesión destacada de la CIAI sobre la emergencia del cambio climático, el profesor Mark Howden, director del Instituto del Cambio Climático de la Universidad Nacional de Australia, compartió los resultados más recientes de las investigaciones sobre los impactos de dicho cambio, así como de las influencias humanas y naturales en el calentamiento global.

Las temperaturas mundiales aumentaron 1,1 grados en comparación con la base de referencia preindustrial e incluso ya llegaron hasta 1,5C en la tierra. El alcance de las temperaturas medias ha cambiado en forma significativa y el mapa de anomalías de las temperaturas muestra que “ningún lugar del mundo deja de verse afectado, ni siquiera los polos norte y sur”, señaló Howden.

Suva, Fiji, enero de 2020. El aumento del nivel del mar es uno de los peligros del cambio climático que afecta a los países de la región del Pacífico. Foto: Marcelo Schneider/CMI

 

Se ha observado que en los 30 últimos años, las olas de calor marinas se duplicaron y el aumento del nivel del mar se está acelerando de forma inesperada, por lo cual, la región del Pacífico es particularmente vulnerable. Los usuales niveles de las inundaciones de una vez en un siglo, ahora están llegando a una común marea alta cada pocos días, lo que acrecienta el riesgo de eventos extremos en cuanto al nivel del mar, explicó Howden. Otros peligros relacionados con el cambio climático comprenden sequías, incendios, tormentas y escasez de agua, y el Pacífico está en el punto caliente de todos ellos.

Aunque el cambio climático se está acelerando y los impactos climáticos suponen un peligro cada vez mayor, no hay ni una sola respuesta de reducción de las emisiones o de adaptación que esté a la altura. “Pero hay un creciente impulso de cambiar, lo que puede ofrecer nuevas posibilidades si trabajamos juntos”, concluyó Howden.

El humo mata más que el fuego

Existe una clara relación entre el cambio climático y los desastres provocados por el fuego, concluyó el profesor David Bowman, director del Centro de Investigaciones sobre el Fuego de la Universidad de Tasmania. Tras haber estudiado durante muchos años los incendios forestales en Tasmania y Australia, indicó que los que ocurrieron en la costa oriental de Australia fueron de una naturaleza sin precedente. Profesor de Geografía del Fuego y Ciencias del Fuego, Bowman explicó que la polución causada por el humo y las emisiones que generan los incendios forestales ha producido una energía equivalente a una explosión nuclear. La contaminación por el humo está entrando en la estratosfera de la tierra y después de dar “un círculo completo” vuelve a otros lugares de Australia.

Según datos analizados, todas las ciudades más grandes y la mitad de la población del país se ven afectadas por esa contaminación y todavía se están evaluando en detalle los impactos para la salud. “El humo mata más que el fuego”, afirmó Bowman.

Aunque muchas personas niegan los impactos del cambio climático, el rol de la Iglesia es decir la verdad y dar esperanzas a la gente, dijo el Rev. Dr. Stephen Robinson, oficial de Recuperación Nacional de Desastres de la Iglesia Unida en Australia.

Uso de la voz de las iglesias

La mala teología es la causa de que muchas iglesias y muchos cristianos no estén respondiendo al cambio climático, señaló el obispo George Browning, ex presidente de la Red Ambiental de la Comunión Anglicana.

La teología, la economía y las políticas cuestionables contribuyen a que el cambio climático se desatienda. “Ustedes tienen que apoyar a los científicos y presionar a los políticos”, alentó Browning a las iglesias.

El costo de los daños causados por el fuego en Australia es mucho más alto que aquel de la inversión en mitigación que el gobierno debería haber hecho, puntualizó. En los 10 últimos años, el gobierno federal ha gastado sin haber tomado ninguna medida importante en lo que respecta al cambio climático y muchos australianos se sienten avergonzados por ese hecho.

Al mirar a las islas del Pacífico y otros lugares del mundo que son los más afectados por el cambio climático, es doloroso percatarse que el propio país es uno de los que causaron esto”, añadió Browning. “He vivido una vida maravillosa, pero mis nietos no podrán experimentar todo lo que yo puede. Odio pensar que pudieran llegar a decirme: “tenías una voz, pero no la usaste”.

Si no tomamos esto con seriedad, nada más importará demasiado, concluyó Browning.

 

La CIAI se reúne en Brisbane para abordar las prioridades regionales del Pacífico (Comunicado de prensa del CMI, emitido el 19 de febrero de 2020).

Bishop Philip Huggins: We can rise to the challenge of the climate emergency (WCC press release 21 February 2020)

Fotos de la 57a reunión de la CIAI en Brisbane, Australia

Sepa más sobre la Comisión de las Iglesias para Asuntos Internacionales del CMI