World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / Sala de prensa / Noticias / El metropolitano Vasilios de Chipre dice que adoptar medidas para la reconciliación ‘no es fácil’, pero que ‘debemos hacerlo’

El metropolitano Vasilios de Chipre dice que adoptar medidas para la reconciliación ‘no es fácil’, pero que ‘debemos hacerlo’

El metropolitano Vasilios de Chipre dice que adoptar medidas para la reconciliación ‘no es fácil’, pero que ‘debemos hacerlo’

Foto: Marianne Ejdersten/CMI

18 de enero de 2019

Versión en español publicada el: 23 de enero de 2019

La división de Chipre desde 1974 es uno de los problemas más prolongados en manos de las Naciones Unidas. A pesar del fracaso de las recientes negociaciones de paz, aún hay esperanza de que se resuelva el estancamiento en que se encuentra el proceso de unificación de la isla mediterránea. La Iglesia de Chipre, miembro fundador del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), se esfuerza por promover la unidad de la isla junto con otras iglesias del país. No obstante, reconoce que el primer reto es sanar las heridas causadas por la invasión turca hace cuarenta y cuatro años.

El metropolitano Dr. Vasilios, jefe de la diócesis de Constantia-Ammochostos de Chipre, condujo recientemente a un grupo de participantes en la reunión del Comité de Planificación de la Asamblea del CMI a la parte de la isla ocupada por Turquía. Fueron al monasterio y museo de San Bernabé y a la Iglesia de Agios Georgios Exorinos en Famagusta, al este de la isla.

Vasilios fue el anfitrión de una reunión del Comité de Planificación de la Asamblea del CMI que tuvo lugar del 9 al 16 de enero en Chipre. El metropolitano cree que allí donde los políticos han fracasado en salir del estancamiento que afecta al país, los líderes eclesiales y religiosos pueden desempeñar un papel decisivo en favor de la paz y la reconciliación.

Durante la invasión turca de Chipre en 1974, Vasilios sufrió la pérdida de familiares cercanos. No obstante, su esperanza de ver una isla unida y pacífica en la que convivan los chipriotas griegos y turcos, junto con otras comunidades, prevalece.

La invasión turca condujo a la partición de la isla, dejando el tercio septentrional habitado por los turcochipriotas y los dos tercios meridionales por los grecochipriotas, cuyo Gobierno está reconocido internacionalmente. La línea de alto el fuego de agosto de 1974 se convirtió en la zona de amortiguación de las Naciones Unidas, que divide al país en dos. Debido al conflicto y la partición de la isla, hasta 200 000 grecochipriotas y 65 000 turcochipriotas han sido desplazados.

La invasión turca a raíz de un breve golpe de Estado instigado por Grecia causó una destrucción masiva y la muerte de 6000 soldados y civiles (el dos por ciento de la población masculina en 1974). Además, otros 1619 hombres y mujeres, de los cuales 1536 eran grecochipriotas y 83 griegos, nunca regresaron a sus hogares y constan como desaparecidos.

En 1983, el área ocupada por Turquía se autoproclamó República Turca de Chipre del Norte, siendo solo reconocida por Turquía, que tiene más de 30 000 tropas estacionadas allí.

Identidad cultural y sanación de las heridas

Vasilios explica que la invasión turca dañó el patrimonio cultural y religioso de Chipre. La destrucción, dice, provocó daños a yacimientos arqueológicos, monasterios, iglesias antiguas, cementerios y monumentos importantes.

“Estos lugares de culto son extremadamente valiosos para los creyentes, ya que los acontecimientos de sus vidas están vinculados a estos lugares”, indica. “Se sabe que, además de imágenes sagradas, frescos y mosaicos, más de 500 iglesias del área ocupada han sido profanadas”, dice Vasilios en una entrevista.

“La sanación de las heridas no es fácil”, observa. “En cualquier familia de Chipre, es posible encontrar heridas causadas durante el período de la invasión turca”. “Conocemos a personas que han desaparecido y conocemos a personas que fueron asesinadas. He perdido a cinco familiares, entre los que figuran un tío y primos. Por lo tanto, debo repetir que adoptar medidas a favor de la reconciliación no es fácil. Pero debemos hacerlo”, prosigue.

“Debemos trabajar para lograr la reconciliación, la paz y la justicia en beneficio de la unidad de nuestro país”.

Vasilios señaló que se necesitan “medidas reales” que preparen el camino hacia una solución política. No obstante, ambos lados han sido incapaces de encontrar una solución. El primer paso hacia la eliminación de la frontera es restablecer las relaciones entre los ciudadanos corrientes, apunta. Para fortalecer estas relaciones, los dirigentes religiosos deben ayudar a crear un entorno que propicie la unidad de los chipriotas.

La división de la isla afligió profundamente al metropolitano Vasilios, que pasó su juventud en la zona ocupada por Turquía. El hecho de tener que cruzar la frontera cada vez que quiere participar en un evento de la iglesia es algo a lo que todavía no se ha acostumbrado. “Como obispo de la Iglesia de Chipre, debo acudir a varias celebraciones de la iglesia en el norte de la isla. Para mí, es un proceso muy doloroso que se me diga que esa parte de la isla no es mi país y que necesito un permiso para entrar”, confiesa.

Proceso de paz de Chipre

En octubre de 2018, los dirigentes rivales de ambas partes de Chipre acordaron abrir más puestos de control a lo largo de la frontera militarizada que las separa.

Las negociaciones de paz entre ambas partes dirigidas por la ONU habían fracasado en Ginebra (Suiza) en julio de 2017. Según las agencias de noticias, el fracaso se debía principalmente a la discrepancia acerca del papel que Turquía podría desempeñar en el Chipre que surgiría tras el acuerdo, lo cual dejó la posibilidad de encontrar una solución para la isla en un punto muerto.

El periódico turco Hurriyet Daily News informó el 11 de enero que el presidente turcochipriota Mustafa Akıncı había dicho que no se espera reanudar las negociaciones sobre Chipre hasta mediados de este año.

Todos los líderes religiosos de Chipre trabajan incansablemente a favor de la unidad de Chipre. Desde 2011, su labor se ha llevado a cabo en el marco de la Oficina de la Vía Religiosa del Proceso de Paz de Chipre (RTCYPP, por sus siglas en inglés), que opera bajo los auspicios de la Embajada de Suecia en Nicosia. Los líderes cristianos y musulmanes trabajan en la RTCYPP con el compromiso de que en Chipre haya libertad religiosa y a favor de medidas de fomento de la confianza en aras del proceso de unificación de la isla.

Marianne Ejdersten, directora de Comunicación del CMI

Iglesias miembros del CMI en Chipre

Comité de Planificación de la Asamblea del CMI: la XI Asamblea en 2021, “El amor de Cristo lleva al mundo a la reconciliación y la unidad”

Selección de fotos de Chipre

Oficina de la Vía Religiosa del Proceso de Paz de Chipre (en inglés)