World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / Sala de prensa / Noticias / La actitud de las Naciones Unidas hacia las organizaciones religiosas ha cambiado en los últimos años, afirma una asesora de la ONU

La actitud de las Naciones Unidas hacia las organizaciones religiosas ha cambiado en los últimos años, afirma una asesora de la ONU

La actitud de las Naciones Unidas hacia las organizaciones religiosas ha cambiado en los últimos años, afirma una asesora de la ONU

Azza Karam, asesora principal sobre desarrollo social y cultural del Fondo de Población de las Naciones Unidas. Foto: Peter Kenny/CMI

13 de junio de 2019

Versión en español publicada el: 14 de junio de 2019

Azza Karam conoce las relaciones entre las organizaciones religiosas y los organismos de las Naciones Unidas, el sector de las organizaciones no gubernamentales y los gobiernos, y afirma que se han transformado durante los pasados 10 años y que ahora interactúan mucho más.

El trabajo cotidiano de Azza Karam es el de asesora principal sobre desarrollo social y cultural del Fondo de Población de las Naciones Unidas en Nueva York, y también es profesora en la Universidad Libre de Ámsterdam (Vrije Universiteit).

Como respuesta a las dos ponencias impartidas el 11 de junio al inicio del seminario de cinco días “Construyendo puentes” (Building Bridges) del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) celebrado en Ginebra, Azza Karam desafió algunos de los enfoques de los sectores intergubernamental y no gubernamental en su manera de relacionarse con las organizaciones religiosas.

En una entrevista con el CMI, Azza Karam afirmó ser creyente de la religión musulmana, y que no es su intención criticar los encuentros interreligiosos, sino “trabajar en el compromiso religioso principalmente en contextos gubernamentales e intergubernamentales”.

“Lo que critico es una parte de la labor relacionada con el compromiso religioso que tiene lugar en las organizaciones religiosas no gubernamentales, pero no los encuentros interreligiosos en sí mismos, ya que estos se dan en muy diversas formas, y no es este el espacio que me preocupa especialmente”.

 

Preocupada por el “negocio de la religión”

“Lo que me preocupa es ‘que se haga religión’, y que esta se esté convirtiendo actualmente en un negocio de mercado”, afirmó.

Hace casi veinte años, Azza Karam ya había comenzado a trabajar en la cuestión de las relaciones con las organizaciones religiosas en las Naciones Unidas, en un momento en el que los organismos de las Naciones Unidas preferían evitar dichas relaciones.

“Comenzamos a trabajar en el año 2000, pero la labor despegó con fuerza en 2007”. Así pues, mi perspectiva es la de alguien que ha visto cómo se daba la vuelta a la balanza.

“Ahora, nos hemos ido al otro extremo...hemos convertido esto en un mercado”.

La respuesta que dio en el CMI fue en relación con las ponencias de "Construyendo puentes" (Building Bridges) impartidas por las profesoras Rosalee Velloso Ewell, del Redcliffe College, en Reino Unido, y Tuba Işik, de la alemana Universidad de Paderborn. La profesora Tuba Işik no pudo asistir, y su discurso fue leído por la Dra. Muna Tatari, de la misma universidad, que habló sobre el tema de la ponencia.

El seminario, que se celebró bajo el tema “La libertad: perspectivas musulmanas y cristianas”, fue patrocinado y organizado por la Universidad de Georgetown, la institución de educación superior afiliada a la Iglesia Católica Romana y a la Compañía de Jesús más antigua de los Estados Unidos.

Hace algunos años, Azza Karam pasó a ser “una pasajera del viaje de ‘Construyendo puentes (Building Bridges)’, porque de eso se trata: no es un evento; es un proceso”.

Un proceso basado en las escrituras

“Es un proceso profundamente arraigado en el aprendizaje. “Building Bridges” proporciona un espacio a los buscadores. Llamo buscadores a las personas que tratan de encontrar a Dios en lo que hacemos. Me gusta mucho este proceso porque está basado en las escrituras.

Se seleccionan textos tanto de las escrituras cristianas como de las musulmanas; nos sentamos y los estudiamos juntos”, explica.

A pesar de su crítica de algunas de las interacciones con las organizaciones religiosas, señaló que las reuniones interreligiosas “deben ser particularmente apreciadas, no solo por ser religiosas, sino porque son parte de nuestro compromiso cívico”.

“Debemos considerar el compromiso cívico porque en él recae la responsabilidad fundamental de la gobernanza, que es una responsabilidad con los ciudadanos. Es importante garantizar la existencia de un espacio cívico sólido, y las organizaciones religiosas deberían estar dentro de este espacio”.

En el pasado, las interacciones con el gobierno tendían a centrarse en los actores laicos.

“Debemos hacer hincapié en el hecho de que vemos a los actores religiosos como parte de este espacio, y es importante que sigamos nutriéndolo”, afirmó. "Y tenemos que estar en este espacio cívico”.

 

Responsabilidad mutua

“Se trata de responsabilidad mutua...relegar a la religión a una especie de estratosfera moral no es buena idea. La historia está llena de ejemplos en los que los actores religiosos han podido realizar todo tipo de errores en el nombre de lo Divino, porque ellos también son humanos”.

“No me gustaría que esto se repitiera...ahora que somos intocables y no se nos puede reprochar nada. En cambio, me gustaría que las religiones rindieran cuentas al igual que otras entidades cívicas, y no se posicionasen como jueces morales”.

La reunión “Building Bridges” tenía el propósito de examinar lo que es la libertad, para quién es y quién la otorga, y es una cuestión “principalmente de responsabilidad mutua”.

Se habló de la relación con Dios como una de las maneras de alcanzar la libertad.

“Hemos escuchado que la libertad tiene una dinámica de relaciones, en el sentido de si la libertad cristiana o musulmana tiene una dinámica de relaciones con Dios, y en qué consisten estas relaciones con Dios”, reflexionó Azza Karam.

“Si esta es la clave de la cuestión, interpela también a nuestras relaciones mutuas como seres humanos, ya seamos de diferentes tradiciones religiosas o no seamos seguidores de ninguna tradición religiosa monoteísta”.

“Pone en tela de juicio nuestras relaciones con los demás, como hombres y mujeres, y esto pone sobre la mesa las cuestiones de género, del feminismo, etc. Si creemos que la libertad es una cuestión relacional, todas las relaciones deben ser tenidas en cuenta, incluyendo las relaciones entre las distintas tradiciones”.

La iniciativa “Building Bridges”, dirigida a académicos musulmanes y cristianos, es un proceso (comunicado de prensa del CMI del 12 de junio de 2019, en inglés)

Labor del CMI para consolidar la confianza y el respeto entre religiones