World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / Sala de prensa / Noticias / Cincuenta años después de Teología de la esperanza, la visión de Jürgen Moltmann sigue siendo fuente de inspiración

Cincuenta años después de Teología de la esperanza, la visión de Jürgen Moltmann sigue siendo fuente de inspiración

Cincuenta años después de Teología de la esperanza, la visión de Jürgen Moltmann sigue siendo fuente de inspiración

El teólogo alemán Jürgen Moltmann. © CMI/Marianne Ejdersten

03 de febrero de 2016

Versión en español publicada el: 16 de febrero de 2016

Por Stephen Brown*

Cinco décadas después de la publicación de su revolucionaria Teología de la esperanza, el teólogo alemán Jürgen Moltmann sigue insistiendo en la fuerza de la esperanza en la “venida de Dios” como un motor para la transformación del mundo.

“He dedicado todos los esfuerzos teológicos de mi vida a una teología cristiana ecuménica de la venida de Dios”, dijo Moltmann en una conferencia celebrada en enero en el Centro Ecuménico de Ginebra, con motivo de la publicación por el Consejo Mundial de Iglesias de la traducción al inglés de su nuevo libro, “The Living God and the Fullness of Life” (El Dios viviente y la plenitud de vida).

El libro presenta una serie de meditaciones sobre lo que significa vivir, pensar y esperar en la presencia del amor de Dios con las que Moltmann, que cumple 90 años en abril, reflexiona sobre los temas tratados en sus obras durante su larga carrera teológica.

“En los seres humanos, el conocimiento del ‘Dios viviente’ despierta sed y hambre de vida”, escribe Moltmann en su libro; “les hace sentirse insatisfechos con lo que son y los impulsa a buscar un futuro en que entrará más vida en las vidas que ya tienen”.[1]

La insistencia en esa insatisfacción que tiene la mirada puesta en el futuro y se inspira de lo divino ha estado presente en la teología de Moltmann desde la publicación de la Teología de la esperanza en 1964.

“El que espera en Cristo” escribió entonces Moltmann, “no puede conformarse ya con la realidad dada, sino que comienza a sufrir a causa de ella, a contradecirla. Paz con Dios significa discordia con el mundo, pues el aguijón del futuro prometido punza implacablemente en la carne de todo presente no cumplido”.

Esta esperanza, proseguía, “transforma a la comunidad cristiana en fuente de impulsos siempre nuevos que incitan a realizar aquí el derecho, la libertad y la humanidad, a la luz del futuro anunciado que debe venir”.[2]

Era un mensaje que se inscribía en la turbulenta década de 1960, marcada por las protestas estudiantiles en Europa, el movimiento por los derechos civiles y las manifestaciones contra la guerra de Vietnam en los Estados Unidos, y las reivindicaciones de África, Asia y América Latina de la liberación tanto económica como política. No obstante, más de 50 años después, el mensaje de Moltmann es aún una inspiración.

“El discurso de la esperanza, lo que se puede esperar y la manera en que hablamos de la esperanza de forma realista son tan importantes en la actualidad. Rara vez puede uno citar cosas que se escribieron hace 50 años”, dice la arzobispo Antje Jackelén, de la Iglesia de Suecia, que fue alumna de Moltmann en la Universidad de Tubinga, en la década de 1970.

“La cuestión de la esperanza es tan importante para la gente” dice Jackelén, cuyo libro, Time and Eternity (Tiempo y eternidad), incluye una valoración crítica de la contribución de Moltmann. “El desafío del cambio climático, los conflictos en el mundo, la situación de los refugiados...todas estas cosas hacen que la gente pida esperanza”.

El trabajo de Moltmann abarca una gran variedad de temas, como la Creación y la ecología, las perspectivas sobre la liberación y la teología feministas, y la obra del Espíritu Santo, lo que le permitió establecer contacto con la teología ortodoxa y el pentecostalismo.

De sus estudios con Moltmann, lo que más recuerda Jackelén es un seminario sobre la teología de la experiencia mística durante el cual Moltmann llevó a sus estudiantes a un monasterio benedictino para experimentar la meditación y llevar a cabo ejercicios espirituales.

“Nos pareció algo así como dar un giro de la teología política a la teología mística, pero al final entendí que estas son dos facetas de una misma cosa que mantienen unidas la ética y la mística, la acción y la contemplación”, afirma Jackelén.

Nacido en el seno de una familia laica de Hamburgo en 1926, el interés de Moltmann por la teología se despertó cuando era prisionero de guerra en Gran Bretaña después de la Segunda Guerra Mundial. En uno de los campos donde estuvo preso se llevaban a cabo programas educativos que contaron con la visita de personalidades como Willem Visser 't Hooft, Secretario General del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), el cual estaba entonces en proceso de formación.

“Las experiencias que Moltmann tuvo de la iglesia comenzaron en el extranjero y desde el principio fueron ecuménicas”, señala su biógrafo, Geiko Müller-Fahrenholz, “Por lo que desde el principio este ecumenismo fue el sello de su teología”.[3]

El propio Moltmann ha sido un fiel adepto del movimiento ecuménico y fue miembro de la Comisión de Fe y Constitución del CMI durante 20 años, entre 1963 y 1983.

Teología de la esperanza nació de la fascinación de Moltmann por los escritos de Ernst Bloch, un filósofo alemán que se estableció en la República Democrática Alemana (RDA) comunista después de la Segunda Guerra Mundial, pero cayó en la desaprobación oficial debido a su poco ortodoxa postura marxista. Cuando se erigió el Muro de Berlín en 1961, Bloch no pudo volver al Este tras una visita al Oeste, por lo que se instaló en Tubinga, donde más tarde Moltmann sería profesor.

La obra principal de Bloch, El principio esperanza, compuesta por tres tomos, se basó en el motivo del Éxodo del Antiguo Testamento para defender la esperanza como el marco para la acción humana.

Cuando estaba escribiendo The Living God, recuerda Moltmann, “me planteé la siguiente pregunta: ¿Por qué ha dejado escapar la teología cristiana este tema de la esperanza?, ¿no son las promesas de Dios y las esperanzas humanas el hilo de grana presente en todos los profetas del Antiguo Testamento y a los apóstoles del Nuevo Testamento?”.

Teología de la esperanza, escribe Moltmann, pretendía “movilizar un acto teológico paralelo al principio esperanza [de Bloch], pero con un fundamento bíblico”.[4] Al motivo del Éxodo del Antiguo Testamento Moltmann añadió el tema de la resurrección de Jesús crucificado del Nuevo Testamento a la luz de la promesa de Dios del reino futuro.

“Con Teología de la esperanza en 1964 formé parte de una conversión general hacia el futuro”, dijo Moltmann durante su conferencia en Ginebra. Al igual que otros teólogos de su generación, quería escapar de la teología introvertida que se dirigía a la iglesia y en su lugar desarrollar una teología política “que se asomara al mundo”.

Un ejemplo de esa teología, dijo Moltmann, fue la teología política de la paz en la Alemania dividida que fue la precursora de las protestas masivas de 1989 en la RDA y finalmente condujo a la caída del muro de Berlín y a la unificación del país. Las obras del propio Moltmann contribuyeron también a gestar este movimiento.

“Para mí y para mis amigos de la RDA la teología de Moltmann fue literalmente reveladora, sobre todo teniendo en cuenta su enfoque contextual y su conocimiento de la situación contemporánea”, señala Heino Falcke, un teólogo de la Alemania del Este que dedicó muchos años a promover cambios en la RDA. “En los años 60, después de la construcción del muro de Berlín, su obra nos animó, a pesar de todo, a esforzarnos por lograr un socialismo abierto a la historia, capaz de cambiar y de hacerse más humano”.[5]

Sin embargo, desde los tumultuosos cambios de 1989, los teólogos han centrado su atención en la comunidad académica, lamentó Moltmann en Ginebra. Pero la teología cristiana, defendió, debe mantener unidas a las comunidades cristiana, pública y académica como “una función del reino de Dios que todo lo abarca”.

Hace tiempo que a Moltmann le preocupan las implicaciones de las cuestiones ecológicas para la teología. En 1985 publicó Dios en la creación. Doctrina ecológica de la creación[6], y en los últimos años el desafío medioambiental ha adquirido un carácter aun más urgente.

“Si nuestro mundo ha de sobrevivir, hoy nos encontramos en el final de la era moderna y en el comienzo del futuro ecológico de nuestro mundo”, advirtió Moltmann en Ginebra. “Necesitamos un nuevo concepto de la naturaleza de la Tierra y una nueva imagen del ser humano y de su destino y, con ello, una nueva experiencia de Dios en nuestra cultura”.

Esto, afirmó, exige que las “políticas mundiales” pasen a ser “políticas de la Tierra” y que las religiones del mundo se entiendan a sí mismas como “religiones de la Tierra” en la que contribuyan a una nueva comprensión de la vida y de la Tierra basada en una “espiritualidad sacramental de la Tierra, tal y como propusieron en el CMI las iglesias ortodoxas hace ya decenios”.

Cincuenta años después de Teología de la esperanza, para Moltmann el futuro de la teología sigue siendo una teología de la “venida de Dios” en la que la esperanza, a través de visiones, sueños y proyectos, enciende la imaginación para superar los límites de la realidad y entrar en la esfera de lo posible.

“El poder teológico de la imaginación ve esta vida mortal en el futuro de la vida eterna que viene”, insistió Moltmann, “y esta historia humana en el futuro del juicio y el reino venideros de Dios”.

La obra de Jürgen Moltmann, The Living God and the Fullness of Life (El Dios viviente y la plenitud de vida), ha sido publicada por el CMI (ISBN 978-2-8254-1664-8) y puede adquirirse en librerías y vía Internet (en Alban Books, en el Reino Unido y Europa, y en Amazon).

El artículo de Jürgen Moltmann, “A Common Earth Religion: World Religions from an Ecological Perspective” (Una religión común de la Tierra: las religiones del mundo desde una perspectiva ecológica) publicado en Ecumenical Review en 2011, está disponible aquí (en inglés)

Vídeo completo: El profesor Moltmann en el CMI: Conferencia sobre el futuro de la teología

*Stephen Brown es un escritor independiente, autor de un estudio sobre el papel de las iglesias en la “revolución pacífica” en Alemania del Este en 1989, y colaborador en la Encyclopedia of Contemporary German Culture (Enciclopedia de la cultura contemporánea alemana) (Abingdon/Nueva York: Routledge, 1999), para la que redactó el artículo sobre Jürgen Moltmann.


[1]Jürgen Moltmann, The Living God and the Fullness of Life (WCC Publications, Ginebra, 2016), 1.

[2] Jürgen Moltmann, Teología de la esperanza, Ediciones Sígueme, Salamanca, 1972, pp. 23-24.

[3] Geiko Müller-Fahrenholz, The Kingdom and the Power: The Theology of Jürgen Moltmann (Londres: SCM Press, 2000), 22.

[4] The Living God, pp.177-8

[5] Heino Falcke, 'Phantasie fur das Reich Gottes: Der theologische Weg Jiirgen Moltmanns', Evangelische Theologie, vol. 61, nº 2, 2001, 159.

[6] Dios en la creación. Doctrina ecológica de la creación, Sígueme, Salamanca, 1987.