Image
Jorge González Nuñez
Fotografía:

El siguiente texto forma parte de una serie que explora el tema de la justicia digital. La serie completa se publicará en los días previos al simposio internacional Comunicación para la Justicia Social en la Era Digital  que se celebrará del 13 al 15 de septiembre. Estas entrevistas tienen como propósito ofrecer visiones intergeneracionales – y objetivas – sobre la manera en que vivimos en un mundo digital, sobre si las iglesias no ayudan y sobre cómo podemos trabajar juntos para definir y buscar la justicia digital. 

¿Qué significa para ti la justicia digital (teniendo en cuenta tu contexto)?
Nuñez:
Considero que la justicia digital está relacionada al libre acceso que debemos tener las personas a las tecnologías, el respeto a la privacidad, sin que se nos manipule, se nos desinforme y sin que los medios digitales se apropien de nuestra información. 

¿Cómo ves la relación entre el mundo digital y la iglesia?
Nuñez:
Desde la realidad cubana puedo decir que la relación entre el mundo digital y la iglesia ha crecido considerablemente a raíz de la pandemia de Covid 19. Nunca antes las iglesias y las organizaciones basadas en la fe habíamos utilizado las tecnologías de la forma que lo estamos haciendo ahora. Ha sido mediante las redes sociales digitales que nos hemos acompañado durante los días de aislamiento, a través de plataformas como Telegram, WhatsApp y Facebook principalmente hemos realizado talleres formativos, estudios bíblicos, grupos de oración, reuniones de trabajo etc. Pienso que en lo adelante la iglesia seguirá utilizando los beneficios del mundo digital para desarrollar su trabajo, más allá de un contexto de pandemia. 

¿Cómo se pueden proteger los derechos humanos en el mundo digital?
Nuñez:
Considero que el espacio digital ahora más que nunca es una zona en disputa. Los intereses de las grandes corporaciones, de los medios de comunicación hegemónicos y de los grandes emporios de las comunicaciones, están por encima de los intereses de las mayorías. Hablamos de unos pocos, con mucho dinero, que hacen todo para controlar al resto de las personas y seguir aumentando sus fortunas. En esta disputa por el poder se ven afectados nuestros derechos como ciudadanas y ciudadanos. Utilizan toda nuestra información (también la de los gobiernos) con fines comerciales, políticos y hasta de guerra. La sociedad civil, las instituciones, debemos exigir a los gobiernos y los organismos internacionales, regulaciones que protejan verdaderamente a las personas usuarias de las tecnologías digitales o informáticas. Y velar para que estas regulaciones y leyes se cumplan.   

¿Cómo crees que se puede lograr un equilibrio entre la libertad y el control en el mundo digital? 
Nuñez:
El ejercicio del control debe ser desde las personas, desde los usuarios hacia los medios digitales y no como funciona en la actualidad, donde son los medios digitales los que controlan a las personas usuarias. Es importante definir qué tipo de “libertad” y a que tipo de “control” nos estamos refiriendo, porque estos son términos que también son manipulados desde los centros de poder y desde los medios de in-comunicación. En Cuba hablamos de una Guerra Mediática para referirnos a los continuos ataques que realiza el gobierno de los Estados Unidos a la Isla. Se trata de acciones que en nombre de “la libertad” y de la “democracia” utilizan los medios digitales para censurar y para desinformar. Nos encontramos ante fábricas de noticias falsas y de trolls, con tecnología muy sofisticada, de laboratorio. Así vivimos un constante asedio en el espacio digital. El gobierno de los Estados Unidos, por ejemplo, prohíbe acceder desde Cuba a páginas de universidades en ese país, prohíbe el acceso a sitios para el intercambio de conocimiento entre profesionales de todas las ramas, incluso, algunas tan importantes como la salud y la educación. Tampoco podemos acceder libremente a plataformas como Zoom, tan usada en este tiempo de pandemia. Todas estas prohibiciones y muchas otras, son sostenidas con fines políticos. 

¿Es el espacio digital un espacio público?
Nuñez:
Creo que el espacio digital es un espacio privatizado, que nos han vendido como público. Pero si cuando entramos a un sitio de internet, a una red social como Facebook, y ello van a ser los dueños de toda la información que pongo, y la van a utilizar con fines comerciales, políticos, culturales… no podemos decir que estamos entrando a un espacio público, sino a un espacio privatizado por las grandes empresas y por los gobiernos. Hoy día empresas como Google saben todo de nosotros, cuantas horas pasamos en internet, que contenidos buscamos, con que personas hablamos, el teléfono nos escucha todo el tiempo, las cámaras de nuestros dispositivos conectados a internet ya sabemos que no paran de grabar… Podemos llamar “publica” a la información que colgamos en nuestros perfiles, como texto y fotos, quizás eso es público. Pero el espacio digital en su conjunto, es un espacio privatizado por las grandes empresas, a las que les damos, todos los días, la información que necesitan para seguir ejerciendo el control sobre nosotras y nosotros.  

¿Cómo valora el impacto psicológico del mundo digitalizado en las personas?
Nuñez:
Creo que podemos hablar de impactos positivos e impactos negativos del mundo digitalizado. Hay un resultado que considero positivo y es el de la comunicación, para las personas que tienes un dispositivo adecuado, y redes a las que pueden acceder, es muy fácil establecer una comunicación instantánea. Mensajes de texto, de voz, video llamadas, ya forman parte de nuestra cotidianidad y en muchos casos estas experiencias generan alegrías. Los problemas ocurren cuando esos espacios digitales comienzan a sustituir los espacios presenciales. En ese sentido podemos ver como ya existen muchas personas que les cuesta muchísimo interactuar con otras personas cuando no lo hace mediante una pantalla. Incluso, vemos como aún estando en espacios presenciales, las personas no paramos de interactuar mediante nuestros dispositivos digitales.  

¿Cómo ve el futuro de la humanidad en el mundo digitalizado?
Nuñez:
Me gusta ser optimista, creo que tenemos grandes desafíos con las tecnologías, pero también grandes oportunidades. Áreas muy importantes de las ciencias pueden lograr grandes avances con la ayuda de las tecnologías. Las comunicaciones, la salud, las investigaciones, el cuidado del medio ambiente pueden lograr grandes avances para el beneficio de la humanidad, con la ayuda de las nuevas tecnologías. Y las mayorías, tenemos el desafío de tomar el control sobre los medios de comunicación y las plataformas digitales, que hoy permanecen, como ya mencionaba, en las manos de unos pocos.  

¿Qué puede hacer la Iglesia para lograr la justicia digital?
Nuñez:
Como iglesias y organizaciones tenemos el deber de incorporar estos temas relacionados al mundo digital a nuestro vocabulario, hablar de tecnología en los sermones del domingo, explicar que es un ciber ataque, educar para prevenir el acoso y la violencia en las redes sociales. También tenemos el deber de acompañar a las personas más adultas, que muchas veces necesitan asesoría para comunicarse a través de sus dispositivos. Estas son pequeñas acciones que pueden hacer grandes diferencias en nuestras comunidades de fe, y no necesitamos ser especialistas en  temas de tecnología para hacerlo. 

Siga el programa y conozca más acerca del simposio "Comunicación para la Justicia Social en la Era Digital"