Image
Marc Witzenbacher
Fotografía:

A su entender, ¿por qué es tan importante la presencia de visitantes y amigos ecuménicos en la 11a Asamblea del CMI?

Dr. Witzenbacher: La Asamblea del CMI ofrece una oportunidad única de encontrar a hermanas y hermanos de todo el mundo, de aprender los unos de los otros y de considerar el testimonio común de las iglesias desde distintas perspectivas. Nosotros en Alemania, por lo general, entendemos el ecumenismo como una comunión entre protestantes y la Iglesia Católica Romana. Esperamos que la Asamblea fortalezca el ecumenismo multilateral y promueva el aprendizaje mutuo de cara a los desafíos de nuestro tiempo. También queremos compartir ampliamente con las congregaciones, el trabajo del CMI y los resultados de la Asamblea. De ahí que sea importante que muchas personas también aporten sus propios eventos personales para compartirlos. 

¿Qué podemos hacer para que los visitantes se sientan bienvenidos? 

Dr. Witzenbacher: La Asamblea ofrece espacios de intercambio y encuentro, lo que se asegura en la zona Brunnen y en los lugares de encuentro de la ciudad.  Creo que es importante que el CMI también vaya a la ciudad y esté presente allí. La iglesia no debería esconderse detrás de muros y vallas, sino entablar el diálogo con todas las personas. De ahí que los lugares abiertos de reunión y la apertura a diferentes puntos de vista y espacios de discusión revistan tanta importancia. Además, los diversos servicios religiones en la sede y en la ciudad serán importantes oportunidades de alabar a Dios con unos y otros, y de ponernos en contacto recíproco. 

¿Qué aspectos de la Asamblea le gustaría destacar para nuestros visitantes? 

Dr. Witzenbacher: La Asamblea versa sobre cuestiones que todos tenemos en mente. Podremos abordarlas desde distintos ángulos, porque también guardan relación con nuestro futuro de seres humanos en este planeta perturbado. En los lugares de encuentro de la ciudad planteamos temas del CMI, de manera que estén más presentes también en las iglesias. Además, un escenario situado en el mercado (Marktplatz) ofrece la posibilidad de experimentar grupos internacionales tanto de Karlsruhe como del resto del mundo. En particular el Schlosslichtspiele (Festival de las luces) es un punto destacado con artistas de vídeo que proyectarán en la fachada del castillo, obras que reflejan el tema de la Asamblea. En gran medida, durante esos días, Karlsruhe estará bajo el signo de la Asamblea. ¡Vale la pena venir a Karlsruhe!