Image
Mujer que llevaba una máscara y de pie fuera de las puertas de una iglesia

Foto: Marcelo Schneider/CMI

Al dar respuesta a esta pregunta, los oradores y los participantes debatieron también los aspectos positivos e innovadores de poder reunirse en línea para orar juntos y seguir conectándose en línea con amigos, familiares y colegas.

Andreas Droste, del Centro de Innovación de T-Systems, reflexionó sobre las lecciones aprendidas durante la pandemia del coronavirus y adónde podría llevarnos la digitalización si usamos un avatar y un espacio físico virtual que imita muy de cerca las oficinas físicas, lo cual permite una colaboración más realista.

“Además, en esta realidad virtual, pueden acercarse a otros avatares y hablarles, en contraste con ahora en la realidad que debemos mantener una distancia social segura con otras personas”, dijo Droste. “Como socializar es muy importante para los humanos, esto era una manera innovadora de superar el dilema ante el que todos estamos de no reunirnos de manera física”.

La Prof.ª Dra. Ilona Nord y el Prof. Dr. Thomas Schlag, autores del estudio ecuménico e internacional “Churches Online in Times of Corona” (Las iglesias en línea en tiempos del coronavirus), hablaron de comprender la iglesia en la cultura de la digitalidad.

“La crisis muestra la brecha entre los pobres y los ricos, entre aquellos que se benefician de la crisis y aquellos que han perdido su empleo o han tenido que abandonar su trabajo por cuenta propia”, dijo Nord. “Ante la cuestión de un mayor desarrollo técnico, los objetivos de las iglesias deben por tanto aclararse”.

Schlag preguntó: “¿Cómo pueden los servicios de culto digitales, también en nuevos formatos, convertirse en nuevos espacios de resonancia que ofrecen acompañamiento vital? Se necesita más capacitación pastoral y reflexión teológica a nivel personal, pastoral, eclesiástico y social mientras avanzamos hacia la aceptación amplia y alta de la práctica digital”.

La Prof.ª Dra. Heidi A. Campbell reflexionó sobre “The Digital Church: Looking beyond Covid-19” (La iglesia digital: Mirando más allá de la COVID-19).
“Las personas que están enteradas de todo lo digital vieron la oportunidad de comunicarse e interactuar de maneras más creativas en comparación con otras personas que no estaban preparadas digitalmente para pasar a la nueva manera de comunicación e interacción sin la parte física”, dijo. “La pandemia empujó a las iglesias hacia la tendencia de crear de forma consciente conexiones en línea y fuera de línea, de convertirse en proveedores de recursos digitales”. 

Herald Schluter, director adjunto de Domforum, ofreció una visita virtual de la catedral de Colonia en un entorno de realidad virtual de 360 grados, un ejemplo de cómo podrían ser en el futuro las visitas y los programas de visitas. El recorrido sirvió asimismo de invitación a la próxima Conferencia Cristiana Europea de Internet, que está previsto que tenga lugar en Colonia en 2022.
 

Más información sobre la Conferencia Cristiana Europea sobre Internet (en inglés)