World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / Mission2018 / Programa

Programa

Programa de la conferencia

Programa de la conferencia (pdf, 275 kb)

Cuatro características de la conferencia

Una conferencia sobre misión 
Al tiempo que esta conferencia se encuadra en la larga tradición del Consejo Misionero Internacional (CMI) y la CMME del CMI de llevar a cabo conferencias sobre misión aproximadamente cada diez años, es importante que la conferencia esté planificada y sea experimentada como una conferencia de misión. La conferencia entenderá la misión como actividad polivalente. Esto incluye el testimonio gozoso en palabra y obra de la persona de Jesucristo y su Evangelio; el compromiso con la labor por la justicia y la reconciliación entre todas las personas y de toda la Creación; y la participación en el diálogo interreligioso, secular, y ecuménico que busca la comprensión mutua y el testimonio común. La conferencia celebrará la unidad de todas las personas, al tiempo que se maravilla ante la diversidad dada por Dios. Reflexionará concienzudamente sobre los distintos aspectos de la práctica misionera, y buscará nuevas maneras de ser fiel a la misión de Dios en el mundo, bajo la dirección del Espíritu.

Una conferencia ecuménica
Dado que la conferencia está organizada por la CMME del CMI, es importante que esté planificada y sea experimentada como una conferencia ecuménica. En primer lugar, esto significa que aquellos que participen en la conferencia serán la representación activa de las iglesias protestantes tradicionales, ortodoxas, católicas romanas, evangélicas, pentecostales e instituidas africanas. En segundo lugar, significa que se realizarán esfuerzos para que los delegados de la conferencia participen en un diálogo abierto, amoroso y honesto. En tercer lugar, celebrará la unidad de las iglesias y la unidad entre la iglesia y la misión ya alcanzadas, mientras que se lamenta de que el escándalo de la desunión todavía mancille el cuerpo de Cristo. En cuarto lugar, alentará las iniciativas ecuménicas locales, especialmente en África, en sus esfuerzos por alcanzar la unidad entre las iglesias en sus áreas específicas. La conferencia creará conexiones con la visión del CMI de participar en una peregrinación de justicia y paz de aquellas maneras en las que sea posible.

Una conferencia africana
Dado que la conferencia tendrá lugar en África por primera vez desde que se celebrase en 1958 en Achimota (Ghana), es importante que esté planificada y sea experimentada como una conferencia africana. Esto significará:

  • que el espíritu de los ritmos, de la música, y del arte africanos impregnará el ambiente en el que tendrá lugar la conferencia y los momentos comunes de culto;
  • que la conferencia debe atender a los signos de los tiempos que afectan particularmente a los pueblos y las tierras africanas: signos tanto de amenaza como de promesa;
  • que la conferencia contará con una fuente de ricos dones de una de las regiones más vibrantes del cristianismo mundial en lo que se refiere a su espiritualidad y culto a la vida;
  • que la conferencia promoverá la contribución del contexto africano a las perspectivas y al entendimiento actuales de la misión y a conformar la teología y la práctica de la misión en el futuro; y
  • que se seleccionará un número significativo de ponentes africanos para las intervenciones en las sesiones plenarias y en los cultos, y que un número significativo de participantes serán mujeres, hombres y jóvenes africanos.

Conferencia de jóvenes líderes de la misión
Dado que el objetivo de la conferencia es influir en el futuro del pensamiento y de la práctica de la misión en la próxima década, será importante que los jóvenes de la iglesia estén presentes y participen activamente. Esto significará que más de 100 estudiantes, académicos, y jóvenes líderes de la iglesia que participan en el programa del GETI (Instituto Teológico Ecuménico Mundial) participarán activamente en todos los acontecimientos de culto, sesiones plenarias, y reflexiones en los talleres de la conferencia. También significará que el número de participantes jóvenes de las distintas redes de la CMME será significativo: por lo menos 33 por ciento del número total de delegados que participarán en la conferencia. Necesitan ocupar su lugar legítimo en la conferencia para que nos sintamos inspirados y capacitados para continuar con el trabajo de misión y con el movimiento ecuménico en el futuro. Los jóvenes no solo representan el futuro de la iglesia: son la iglesia de hoy.

Tema de la conferencia

Teniendo en cuenta los objetivos de la conferencia y el discernimiento de los signos de nuestros tiempos, la comisión contrastó distintas ideas respecto al tema y oró en torno a ellas, llegando finalmente a la siguiente propuesta: “Avanzar en el Espíritu: llamados a un discipulado transformado y transformador”.

La primera parte del tema, con su referencia a Gálatas 5:25, "Ahora que vivimos en el Espíritu, andemos en el Espíritu", es profunda en su misma simplicidad. Cuando discernimos juntos los signos de los tiempos, es evidente que, a pesar del caos de la desunión humana en el cual vivimos y damos testimonio hoy, hay muchas muestras del Espíritu Santo que da vida y crea esperanza. África, particularmente, representa un lugar en el cual el Espíritu Santo insufla vida en la iglesia. “Avanzar en el Espíritu” aporta la noción de peregrinación, de un viaje continuo de todos los creyentes guiado y conducido por el Espíritu Santo. Es una peregrinación caracterizada por la esperanza constante de un mundo transformado de justicia y paz y un compromiso con la renovación en Cristo. Este tema ofrece un mensaje profético en medio de las complejidades caóticas del mundo de hoy.

La segunda parte del tema nos llama a un discipulado transformado y transformador. Estamos llamados a ser discípulos de Jesús de Nazaret, a quien damos testimonio y a quien proclamamos al movernos en el Espíritu. Nuestra comprensión de la expresión “discipulado transformado y transformador” engloba tres significados profundamente diferentes y, aun así, íntimamente relacionados. Estamos llamados a vivir una vida que transforme la propia noción del discipulado como la comprendemos a menudo. Este nuevo discipulado transforma constantemente a los discípulos que se abren a la influencia de Cristo en sus vidas y a la formación que tiene lugar en la comunidad cristiana, y es un compromiso con la transformación de un mundo que está tan lleno de dolor, injusticia y sufrimiento.

En primer lugar, el propio concepto del discipulado necesita ser transformado. El discipulado se entiende a menudo simplemente en el sentido de estar en una relación amistosa y amorosa con Jesús. Aunque esto es una verdad profunda, el discipulado que nos proponemos acentuar es uno que no solo es una relación, sino que está comprometido activamente con la continuación de la misión de Jesús en el mundo. Conocer a Jesús es seguirlo en lo que hizo. En lo que los teólogos tempranos de la iglesia denominaron “teosis” o deificación, compartimos la naturaleza de Dios compartiendo su misión. El discipulado es, por lo tanto, lo que ha llamado el papa Francisco “discipulado del misionero”. Nos llama a dar testimonio de Jesús y del reino que predicó, y, cuando es apropiado, a proclamar también el nombre de Jesús y su Evangelio. Nos llama a una evangelización a la manera de Cristo.

En segundo lugar, nos llama a ser discípulos que estén constantemente abiertos a ser transformados, individualmente y en común, al seguir a Jesús. El discipulado nos compromete a emprender un viaje espiritual que nos desafíe y nos transforme continuamente en personas cuyas acciones, palabras y actitudes reflejen a Jesús. El discipulado nos compromete con las disciplinas de la oración, las prácticas que conforman nuestro carácter y nuestros corazones, y el cultivo de hábitos que nos dan la fuerza y el valor de vivir una vida de testimonio cristiano.

En tercer lugar, nos llama a ser los discípulos que transforman ellos mismos, y como tales, tienen el privilegio de participar en la misión del Dios trino, trabajando juntos por la vida, vivenciando los valores del Reino de Dios, y participando en la misión desde los márgenes. En un mundo en el que la injusticia parece casi insuperable, donde el odio y el racismo parecen prosperar, donde el sufrimiento está tan extendido y es tan aterrador, nuestro discipulado es costoso. Nos llama a poner en práctica la teología de la cruz. Nos llama a emplear nuestra energía e incluso a ofrecer nuestras vidas por la transformación que el Reino promete.

¿Qué significará para nosotros, como individuos e iglesias, ser transformados por el poder del Espíritu Santo? ¿Qué significará unirse al Espíritu para transformar y sanar un mundo quebrantado? Estas son las preguntas con las que lidiará nuestra conferencia.

Pasaje bíblico: “Si vivimos en el Espíritu, andemos también en el Espíritu” (Gálatas 5:25).

 

Subtemas y secciones

Temas para las sesiones plenarias

  • Jueves: Viajar juntos: celebración y lamentación
  • Viernes: Seguir a Jesús, convirtiéndonos en discípulos
  • Sábado: Convertirse en discípulos: transformar el mundo
  • Lunes: Transformar el mundo: equipando a los discípulos
  • Martes: Discípulos equipados: abrazar la cruz

Sesiones de Warsha

  • Migración
  • Evangelización
  • Vida en toda su plenitud
  • Diversidad
  • Formación

Sesiones de Sokoni

  • Jóvenes
  • Justicia de género
  • Misión desde los márgenes

 

Estilo de la conferencia

Festivo: el ambiente de la conferencia debe ser festivo, porque es una reunión vibrante de la gente de Dios para dar gracias y pronunciar alabanzas por la misericordia de Dios y su uso continuo de nosotros para su misión.

Histórico: esta debe ser otra conferencia histórica de misión, caracterizada por una visión dinámica de la misión para el futuro y sobre cómo podemos avanzar juntos en la misión por la justicia y la paz.

Informativo: durante toda la conferencia, se ofrecerán espacios para compartir nuestras historias y nuestra vida en la misión y comprometernos con la solidaridad con los que sufren, incluyendo a los cristianos perseguidos. Este acto de compartir la información conformará nuestras discusiones, conversaciones, y reflexiones sobre cómo podemos discernir juntos al Espíritu que nos dirige y nos guía durante este dinámico evento.

Didáctico: seremos una comunidad de aprendizaje en nuestro propósito de crecer juntos por el bien de la misión de Dios.

Tecnológico: El uso de la tecnología moderna será una característica importante de la conferencia. Se realizarán todos los esfuerzos posibles por utilizar Internet, la comunicación instantánea, las redes sociales y los comunicados de prensa para dar visibilidad a la conferencia y mantener a nuestras iglesias y asociados ecuménicos informados diariamente.

Espiritual: la vida espiritual de la conferencia será innovadora, artística, y creativa, y reflejará la naturaleza multicultural del cuerpo de Cristo.