World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / ¿Quiénes somos? / Autocomprensión y visión / Comisión Especial sobre la Participación de los Ortodoxos en el CMI

Comisión Especial sobre la Participación de los Ortodoxos en el CMI

Las iglesias ortodoxas han sido parte del CMI desde sus comienzos. En diversas ocasiones han planteado preguntas sobre las posiciones y las prácticas del CMI. En respuesta a estas preguntas, la 8a Asamblea estableció en diciembre de 1998 una Comisión Especial para tratar las inquietudes ortodoxas en relación con su pertenencia al CMI, la forma de tomar decisiones del Consejo, sus declaraciones públicas, sus prácticas de culto y otras cuestiones.

El informe de la Comisión se recibió en 2002, y sus recomendaciones fundamentales se sometieron a la aprobación de la 9a Asamblea del CMI en 2006. Las principales recomendaciones se refirieron a:

  • la centralidad de la eclesiología: la Comisión recordó a las iglesias miembros del CMI que su compromiso con la comunidad de iglesias entraña el compromiso correspondiente del estudio de la eclesiología, o sea lo que significa ser iglesia;
  • el culto en común: al afirmar la necesidad de orar juntos, la Comisión propuso que el culto en reuniones del CMI como asambleas, reuniones del Comité Central y otras grandes reuniones se defina claramente sea como culto en común "confesional" sea como culto en común "interconfesional";
  • la toma de decisiones: el Consejo ha de pasar de la toma de decisiones por mayoría de votos a una toma de decisiones por "consenso".

La Comisión instó también al CMI a establecer nuevas categorías de miembros como formas de participación de las iglesias en el Consejo.

Las propuestas y recomendaciones de la Comisión ofrecen a las iglesias miembros del CMI nuevas oportunidades de crecer juntas. El período hasta la Asamblea de 2006 permitió al Consejo poner a prueba en la práctica la eficacia de estas recomendaciones.

Las sugerencias y recomendaciones de la comisión ofrecen a las iglesias miembros del CMI nuevas oportunidades de crecer juntas. Durante el período transcurrido hasta la asamblea de 2006 el Consejo pudo comprobar cómo funcionarían estas organizaciones en la práctica.

Las propuestas de la comisión especial sobre la adopción de decisiones por consenso, por ejemplo, se ensayaron en la reunión del comité central de 2005 y el método se utilizó después en la Novena Asamblea del CMI en 2006. Las recomendaciones sobre la oración en común se aplicaron también en la Novena Asamblea, en la que la vida de oración se organizó como servicios interconfesionales o confesionales.

La Novena Asamblea afirmó "este logro importante del Consejo que afianza las relaciones entre las iglesias miembros y contribuye a disipar malas interpretaciones entre las familias de iglesias".

Subrayó la importancia de la labor de la comisión y los esfuerzos posteriores para "desarrollar el proceso de discernimiento por consenso para la toma de decisiones, y empeñarse en la reconfiguración del movimiento ecuménico". Acogió también favorablemente las enmiendas a la constitución y al reglamento del CMI introducidas por consenso y la aclaración de lo que significa ser miembro del CMI.

Proceso y documentación