World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / ¿Quiénes somos? / Autocomprensión y visión / EVC / La vocación común de las iglesias miembros del CMI

La vocación común de las iglesias miembros del CMI

Como parte de su comunidad en el Consejo Mundial, las iglesias miembros reconocen su vocación común, y su voluntad de cumplirla juntas.


Al adherirse al CMI, una iglesia reconoce su voluntad de identificarse de forma duradera, visible y organizada con los objetivos del movimiento ecuménico y de ahondar en la comunidad.

Las iglesias miembros del Consejo desean:

  • cultivar su capacidad de orar, vivir, actuar y crecer juntas en comunidad, haciendo frente a los desacuerdos mediante la reflexión, la oración y el diálogo;
  • responsabilizarse unas por otras con espíritu de fidelidad al Evangelio en lugar de hacerlo con actitud de juicio y exclusión;
  • unirse en un servicio que trascienda las propias fronteras y establecer relaciones entre el contexto local y la realidad mundial;
  • reconocer que son parte de una comunidad que tiene su propia voz y examinar con la debida seriedad lo que el Consejo dice y hace en nombre de esa comunidad;
  • aplicar en su propia vida los acuerdos alcanzados mediante el estudio y la reflexión teológicos comunes en el marco de toda la comunidad;
  • apoyarse mutuamente en tiempos de necesidad y de lucha y celebrar las alegrías y las esperanzas de las otras;
  • entender la misión de la iglesia como una responsabilidad compartida y no como una tarea en la que se enfrentan unas con otras;
  • participar plenamente en la vida y la acción del CMI y en sus actividades, y aportar las contribuciones que el Consejo necesita para llevarlas a cabo.

Todo esto puede resumirse en el reconocimiento de las iglesias miembros de su "vocación común" - concepción dinámica del CMI como comunidad de peregrinos que tratan de alcanzar el mismo objetivo.