World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

Usted está aquí: Inicio / ¿Quiénes somos? / Autocomprensión y visión / EVC / Una comunidad de iglesias

Una comunidad de iglesias

Una comunidad de iglesias

Collage de la exposición Permaneceremos Juntos, realizado por Sergio Centano de Puerto Rico.

El Consejo Mundial de Iglesias es una comunidad de iglesias que se han comprometido a hacer visible su unidad en Cristo y se exhortan unas a otras a ahondar en la expresión común de esa unidad en el culto, la vida, el testimonio y el servicio al mundo.


La Base Constitucional del Consejo Mundial de Iglesias dice que el CMI es una "comunidad de iglesias".

La palabra "comunidad" nos recuerda que el CMI no es un órgano que actúa separadamente de las iglesias. Tampoco es una asociación puramente funcional establecida para organizar actividades comunes. Al identificarse con esa comunidad que forma el Consejo Mundial las iglesias reconocen que ser miembro de la iglesia de Cristo es algo más amplio y más inclusivo que ser miembro de la propia iglesia.

La búsqueda de la unidad visible de los cristianos no es una búsqueda de uniformidad. La comunidad de iglesias en el CMI no pretende constituir una "super iglesia" en la que todas las iglesias se fusionarían, perdiendo su identidad. Por el contrario, la propia diversidad de las iglesias miembros enriquece esa comunidad. Las iglesias que forman parte del CMI proceden de todas las partes del mundo. Sus miembros hablan muchos idiomas diferentes. La forma de celebrar el culto y de enseñar la fe cristiana depende de su tradición histórica y del contexto en el que viven.

Según la Base del CMI, todas esas iglesias: "confiesan al Señor Jesucristo como Dios y Salvador según el testimonio de las Escrituras". A esa búsqueda de una vida en comunidad hacía referencia el mensaje de la Primera Asamblea del CMI en 1948 diciendo: "Cristo ha hecho de nosotros su pueblo y no está dividido".

Esta comunidad no es un fin en sí misma. Existe como señal de la misión y obra de Dios en el mundo. La comunidad que las iglesias han creado en el Consejo Mundial de Iglesias aún no es perfecta. El CMI proporciona un espacio en el que pueden examinar lo que significa estar en una comunidad en el camino hacia una mayor unidad y les permite exhortarse unas a otras a ahondar en esa unidad.

Las iglesias que participan en el Consejo están dispuestas a aceptar esos desafíos y a rendirse cuenta de sus actividades unas a otras.