World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

You are here: Home / Sala de prensa / Noticias / Fe y acción acelerada por los niños que viven con el VIH

Fe y acción acelerada por los niños que viven con el VIH

Fe y acción acelerada por los niños que viven con el VIH

© Albin Hillert/CMI

13 September 2017

English version published on: 18 September 2017

Las organizaciones basadas en la fe están al centro de una misión especial: hacer un llamado a la acción para asegurar que lactantes, niños y adolescentes del mundo entero tengan acceso a la prevención, la detección y el tratamiento del VIH.

Reunidos en Nueva York el 13 de septiembre en un desayuno de oración interreligiosa –acogido por la Alianza Ecuménica de Acción Mundial del Consejo Mundial de Iglesias (CMI-AEAM) en colaboración con ONUSIDA, el Plan de emergencia del Presidente de los Estados Unidos para el Alivio del Sida (PEPFAR por su sigla en inglés) y el Grupo de Trabajo Interagencial de las Naciones Unidas sobre Religión y Desarrollo– al margen el 72° período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, líderes de numerosas religiones se unieron para apoyar un esfuerzo de respuesta al VIH, coordinado y basado en la fe.

“El rol de las organizaciones basadas en la fe es crucial para responder al VIH en las comunidades. Su prédica, su enseñanza y su atención cambian a la gente”, afirmó el Rev. Dr. Olav Fykse Tveit, secretario general del Consejo Mundial de Iglesias, al dar la bienvenida a los participantes.

“Los niños deberían estar al centro de nuestra atención y nuestra labor. Ellos son los más vulnerables y, a la vez, los menos responsables de tal situación. Entonces, hagamos esto juntos, podemos hacerlo. Qué Dios nos dé coraje”, prosiguió Tveit.

Las organizaciones basadas en la fe desempeñaron un papel clave en la respuesta al VIH desde el comienzo de la epidemia hace más de 35 años. La posición de confianza que ocupan en el corazón de las comunidades es incomparable y les ha permitido prestar apoyo y servicios que van más allá del alcance de muchos sistemas de salud del sector público.

“Cuando miramos los datos disponibles, ahora podemos ver con precisión quienes son dejados atrás”, señaló Deborah L. Birx, doctora, embajadora extraordinaria, coordinadora de las Actividades del Gobierno de EE.UU. para Combatir el VIH/Sida y representante especial de su país para la Diplomacia de Salud Mundial. “El estigma y la discriminación aún existen, al igual que esa barrera que impide que los padres acudan para no correr el riesgo de que se les identifique seropositivos. Es ahí donde necesitamos a las iglesias para asegurar que cada embarazada sienta el amor de Dios y comprenda que estamos allí para servir y asegurar que a su bebé se le haga la prueba de detección a tiempo.”

“Nuestra asociación es clave”, continuó diciendo el Dr. Luiz Loures, director ejecutivo adjunto de ONUSIDA y subsecretario general de Naciones Unidas. “Las organizaciones basadas en la fe no solo representan una parte de la respuesta, están en su núcleo. Dicho esto,  ahora cabe aclarar que se necesita mucho más, tenemos que intensificar nuestra acción para alcanzar los objetivos pediátricos.”

En 2016, en el Vaticano, Roma, las organizaciones basadas en la fe celebraron una serie de consultas sobre la manera de acelerar la acción y, en junio de 2017,  la CMI-AEAM lanzó la campaña Actúa ahora por los niños y los adolescentes que viven con el VIH para movilizar a las comunidades religiosas en torno al objetivo para 2018 de ofrecer tratamiento antirretroviral a 1,6 millones de niños y 1,2 millones de adolescentes que viven con el VIH, y el objetivo final de terminar con el sida de aquí a 2020.

Hay buenas razones para llamar a la acción. El informe más reciente de ONUSIDA muestra que en 2016 había 2,1 millones niños de edades comprendidas entre 0 y 14 años que vivían con el VIH; menos de la mitad tenía acceso al tratamiento y 2,1 millones de adolescentes de edades comprendidas entre 10-19 años también vivían con el VIH: un aumento del 30% respecto a 2005.

La baja cobertura obedece a las bajas tasas de detección, pues en 2016, solo 43% de los lactantes expuestos al VIH recibió servicios de diagnóstico temprano en los dos primeros meses de su vida como recomendado. Y a escala mundial, el VIH sigue siendo la séptima causa de defunción en niños de edades comprendidas entre 10 y 14 años y la novena entre los adolescentes en general, a pesar de disponer de un tratamiento eficaz.

Se empezaron a concertar esfuerzos mundiales para abordar esos problemas. En 2016, los Estados miembros de las Naciones Unidas se comprometieron a poner un énfasis especial en facilitar el acceso al tratamiento antirretroviral a 1,6 millones de niños para 2018 y asegurar que niños, adolescentes y adultos con VIH conozcan su estado y reciban de inmediato y en forma sostenida un tratamiento de calidad que sea accesible y asequible.

Esos objetivos ambiciosos para los niños figuran en el marco de acción súper acelerada que lideran ONUSIDA, el PEPFAR y sus asociados, denominado Start Free, Stay Free, AIDS Free y cuyo propósito es poner al mundo con firmeza en una trayectoria orientada a acabar con el sida en niños.

El compromiso de la comunidad religiosa es primordial para lograr dichos objetivos y en el evento del 13 de septiembre se formularon varios llamados a la acción y declaraciones en pro de fuertes acciones de seguimiento, recomendaciones y compromisos para garantizar una respuesta acelerada basada en la fe que permita poner a disposición de niños y adolescente, la detección y el tratamiento del VIH de aquí a 2020.

“Hoy no venimos aquí para criticar o culpar, sino para ofrecer ayuda y aliento, además de compartir la urgencia y el imperativo moral de esta cuestión”, concluyó la oradora principal, Hermana Carol Keehan, presidenta y directora ejecutiva de la Asociación Católica de Salud de Estados Unidos. “Literalmente estamos hablando de sobrevivir, de la supervivencia de los niños que depende de la acción efectiva de los países del mundo. Cada uno de nosotros está llamado a recurrir a nuestra fe como fundamento de nuestra respuesta al VIH.”

Descarga gratuita de fotos de alta resolución de los eventos de Nueva York

“Se necesitará fe para ponerse a trabajar a fin de superar el VIH y el sida” (comunicado de prensa del CMI, 13 de septiembre de 2017)

Call to Action: Act now for children and adolescents living with VIH

Start Free, Stay Free, AIDS Free (título en inglés, texto en español)

Vatican meetings urge accelerated access to VIH testing and treatment for children (comunicado de prensa de ONUSIDA del 19 de abril de 2016)

Faith-based organizations vital to the response to HIV (comunicado de prensa de ONUSIDA del 19 de junio de 2017)