World Council of Churches

Una comunidad mundial de iglesias que buscan la unidad, el testimonio común y el servicio

You are here: Home / Nuestra labor / Los jóvenes y el movimiento ecuménico

Los jóvenes y el movimiento ecuménico

Este proyecto tiene como objetivo estimular la participación de los jóvenes adultos en la vida de las iglesias y el movimiento ecuménico, ayudándolos a crear redes de contactos y a expresar sus inquietudes y visiones.

Los jóvenes, grandes defensores y promotores de la unidad cristiana, son el futuro de la iglesia. El CMI quiere fortalecer a los jóvenes cristianos para que infundan vigor al movimiento ecuménico haciéndoles participar: como pasantes en las oficinas del CMI en Ginebra, como stewards en los principales acontecimientos ecuménicos, o como miembros de la Comisión Echos encargados de establecer enlaces entre los jóvenes, las iglesias, los órganos rectores y los programas del CMI.

Related News

La Escuela Ecuménica de Gobernanza, Economía y Gestión: integrando la teología y la economía

La Escuela Ecuménica de Gobernanza, Economía y Gestión: integrando la teología y la economía

Con el propósito de mejorar las competencias en materia de economía dentro de las iglesias, la segunda Escuela Ecuménica de Gobernanza, Economía y Gestión para una Economía de la Vida tuvo lugar del 21 de agosto al 1 de septiembre en Lusaka (Zambia).

“Llamados por Dios, quien nos encomendó la misión más importante: proclamar las buenas nuevas”

“Llamados por Dios, quien nos encomendó la misión más importante: proclamar las buenas nuevas”

Reunida en Sibiu (Rumania) del 17 al 20 de agosto, la Comisión de los jóvenes en el movimiento ecuménico (ECHOS) del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) realizó unas jornadas de discernimiento sobre la posición y el papel de la juventud en el movimiento ecuménico actual y estableció el camino futuro de la Comisión en su peregrinación de justicia y paz.

Un lugar para que los pecadores cambien y para compartir el dolor

Un lugar para que los pecadores cambien y para compartir el dolor

La iglesia debe ser un lugar seguro donde se acoja a los pecadores para que aprendan y cambien, donde quienes tienen heridas puedan compartir su dolor y encontrar refugio, dice María Dous, una estudiante de medicina de Egipto. En julio, María participó en un seminario organizado por la Red Ecuménica Panafricana para el Empoderamiento de las Mujeres (PAWEEN), un proyecto del Departamento de Educación Teológica Ecuménica del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), en el Instituto Ecuménico de Bossey del CMI. La siguiente entrevista forma parte de una serie que presenta la visión de algunas de las participantes